Revoluciona la teoría del origen del agua en la Tierra.

La mayor fuente de agua del planeta está… bajo la superficie.

El enorme “océano” descubierto equivale tres veces a los mares superficiales.

Un grupo de investigadores de Estados Unidos ha logrado confirmar la presencia de una enorme cantidad de agua -hasta tres veces el volumen de los mares superficiales-, incrustada bajo presión entre rocas sepultadas a 600 kilómetros de profundidad.

La ringwoodita hidratada es azul. Cuando los investigadores le aplicaron calor y presión, se deshidrató, como se ve en los puntos naranjas. Eso es lo que sucede en el manto terrestre.

La ringwoodita hidratada es azul. Cuando los investigadores le aplicaron calor y presión, se deshidrató, como se ve en los puntos naranjas. Eso es lo que sucede en el manto terrestre.

Se trata de un gigantesco océano subterráneo, aunque no de un acuífero: el agua (H2O) se encuentra incrustada en las rocas, no como si fuese un lago subterráneo, sino que está encerrada en un tipo de mineral llamado ringwoodita. Aprisionada a 600 kilómetros bajo tierra, el agua debe transformarse  en un radical hidroxilo (OH) para lograr combinarse con el mineral, obligada por las condiciones extremas de presión y temperatura que gobiernan esta región del manto terrestre.

El investigador a cargo del trabajo, el geofísico Steve Jacobsen de la Universidad de Northwestern, Estados Unidos, sostiene que este hallazgo aporta renovadas evidencias de que el agua sobre la superficie del planeta pudo provenir desde su interior, catapultada por la actividad geológica.

El descubrimiento revoluciona la teoría sobre el origen del agua en la Tierra que pone en jaque a la que por años han abrazado los manuales. Se trata de un verdadero desafío a la los manuales de la ciencia, que siempre ha sostenido la hipótesis de que el elemento vital llegó a la Tierra desde el espacio exterior, por acción de incontables lluvias de cometas helados.

“Finalmente, tenemos evidencias de un ciclo del agua de todo el planeta, lo que puede ayudar a explicar la gran cantidad de agua líquida que hay en la superficie y hace a nuestro planeta habitable. Los científicos han estado buscando este agua profunda y perdida desde hace décadas”.

“Debemos estar agradecidos por este gran embalse subterráneo. Si no estuviera allí, toda esta agua estaría en la superficie terrestre y las cimas de las montañas serían la única tierra continental”. Ha asegurado el geofísico.

Fuente: tuhistory.com.