La Princesa de Sudan del Norte.

Emily Heaton ha visto cumplido su sueño de ser princesa.

Emily Heaton ha visto cumplido su sueño de ser princesa.

Jeremiah Heaton estaba totalmente decidido a cumplir la promesa que le hizo a Emily, su hija de siete años, de que algún día sería una Princesa.

Dicho… y hecho, el determinado padre de Virginia (Estados Unidos) reclamó una pequeña región de tierra montañosa de África oriental llamada Bir Tawil.

Esta región está situada entre Sudán y Egipto y ninguno de los dos países lo ha reclamado como propio, como resultado de disputas por la tierra que se remontan a más de cien años atrás.

Desde entonces, ha habido varias personas que han demandado esta propiedad a través de Internet, pero Jeremiah Heaton ha sido el único que ha viajado al lugar y ha plantado allí mismo una bandera diseñada por sus propios hijos, por lo que se considera a sí mismo con todo el derecho para reclamar ese terreno.

Jeremiah Heaton viajó hasta el territorio que reclamó formalmente plantando la bandera diseñada por sus hijos.

Jeremiah Heaton viajó hasta el territorio que reclamó formalmente plantando la bandera diseñada por sus hijos.

El orgulloso padre llamó inmediatamente a su hija para contarle la buena noticia, que el sueño de su hija se había hecho realidad: “Durante el invierno, Emily y yo estábamos jugando, y ella tenía una seria fijación con las princesas. Me preguntó, con toda seriedad, si sería una princesa de verdad algún día”, dijo Heaton. “Y yo le dijo que lo sería.”

La familia Heaton ha decidido llamar a este terreno, que actualmente no tiene población alguna, el Reino de Sudán del Norte.

“Tengo la intención de conseguir el reconocimiento formal de las naciones africanas”, dijo Heaton, quien agregó que conseguir que Sudán y Egipto reconozcan el reino sería el primer paso.

Eso es básicamente lo que tiene que suceder para Heaton obtenga derecho legal sobre de soberanía sobre el territorio, tal y como ha explicado a los medios Sheila Carapico, profesora de ciencias políticas y estudios internacionales en la Universidad de Richmond.

La profesora explica que no es plausible para alguien plantar una bandera y decir que por ello tiene el control político de una la tierra sin el reconocimiento legal de los países vecinos, las Naciones Unidas o de otros grupos. Además, dijo, no se conoce de personas que tengan propiedad de un país, por el contrario, son propiedad de una nación política.

Un Reino creado por Amor.

El padre se siente muy seguro de su nuevo reino, afirmando que esta vez, se trata de “una reclamación de territorio por amor”.

Los autoproclamados nuevos Rey y Princesa de Sudan del Norte.

Los autoproclamados nuevos Rey y Princesa de Sudan del Norte.

Las intenciones de esta autoproclamada familia real son muy nobles, como “convertir el Norte de Sudán en un centro agrícola para la zona… invirtiendo en tecnología para la agricultura y el agua”.

Por su parte, Emily declaró al diario Richmond Times Dispatch, que como princesa quiere asegurarse de que los niños de su reino no pasen hambre.

Jeremiah está muy convencido de que obtendrá el reconocimiento como reino: “Creo que la idea de una nación que tenga el claro propósito de ayudar a la gente, será bien recibida y obtendrá el reconocimiento de otras naciones que quieran aliarse con ella”.

Fuente: http://ift.tt/1ynK6jc