CarVi.

Una compañía tecnológica de Silicon Valley ha creado un dispositivo inteligente de seguridad vial llamado CarVi y que, por un asequible precio, permite que conductores nuevos o impacientes puedan controlar y mejorar sus hábitos de conducción.

20150328-1

Los miembros del equipo de CaVi cuentan con más de 20 años de experiencia en diseño y desarrollo de productos tecnológicos de valor añadido para la industria del automóvil. Su visión es crear productos que sean asequibles, versátiles y que no sean exclusivos de automóviles de alta gama.

Este enfoque de soluciones personales portátiles, convierte al dispositivo en una gran innovación en materia de seguridad vial, algo muy necesario en cualquier país del mundo.

En concreto, en Estados Unidos, uno de cada cinco adolescentes está involucrado en un accidente durante su primer año de conducción, una estadística aterradora, tanto para los jóvenes conductores, como para sus padres.

El invento es un copiloto inteligente, dirigido especialmente a estos nuevos conductores, las personas mayores y a los conductores impacientes, que monitorea los hábitos de conducción y proporciona alertas en tiempo real, ayudando a los conductores a mejorar su seguridad en carretera.

20150328-3

Los usuarios conectan al dispositivo a su parabrisas, junto con una cámara de vídeo que se instala en el salpicadero. CarVi se sincroniza con el smartphone del conductor, recopila datos y proporciona advertencias en tiempo real de peligro audible y visual, para mejorar la seguridad en la carretera.

Algunos de los parámetros que vigila constantemente el dispositivo de seguridad vial son:

  • Cambio de carril seguro: como si de un par de ojos más se trataran, CarVi observa la posición del vehículo en el carril y la ubicación del vehículo delantero para confirmar que el cambio de carril es seguro.
  • Peligro de colisión frontal.  El cacharro supervisa la distancia que hay al conductor frente a nosotros. No sólo advertirá si nos pegamos demasiado, además nos ayudará a practicar el “chupar rueda”, es decir, mantener una distancia de seguridad constante con el vehículo delantero.
  • Conducción imprudente y problemas de frenos. Si algo agradece un pasajero es la conducción suave. El dispositivo aprende los patrones de conducción del piloto y ayuda a ajustar la conducción.

20150328-4

Carvi está actualmente en fase de financiación crowdfunding en IndieGoGo , donde los primeros usuarios pueden pre-ordenar el kit de 299 $. Se espera que salga al mercado en Estados Unidos en agosto de 2015, a la venta por 499 $.

Sitio Web: www.getcarvi.com

La buena noticia la hemos encontrado en: 1buenaidea.com.