Partículas del virus Ébola (verde) alrededor de una célula infectada crónicamente. Fotografía de NIAID.

Partículas del virus Ébola (verde) alrededor de una célula infectada crónicamente. Fotografía de NIAID.

Sin duda una de las buenas noticias de hoy ha sido el anuncio realizado por la Organización Mundial de la Salud comunicando el fin de la epidemia del virus del Ébola, 42 después de que el último afectado por esta enfermedad en Liberia diera negativo por segunda vez.

Desde la OMS hacen además un llamamiento para seguir trabajando en la prevención y respuesta ante posibles nuevos brotes, lo que consideran que es «una responsabilidad que requiere la colaboración de todos».

Las primera buena noticia respecto de esta epidemia, considerada como tal desde el 26 de diciembre de 2013, fue dada a mediados del año pasado, cuando la OMS informaba que había conseguido desarrollar la primera vacuna contra el ébola.

Los ensayos clínicos realizados en Guinea habían demostrado una efectividad del 100% y habían logrado impedir que unas 4.000 personas vacunadas y expuestas al virus durante diez días no se contagiaran de la enfermedad.

La vacuna combinaba material genético de la cepa Zaire del virus junto con otro virus no relacionado, el de la estomatitis vesicular (VSV), de manera que se lograba producir anticuerpos para luchar contra la enfermedad.

Los científicos se mostraban entonces optimistas ante aquel logro, producto de un trabajo de doce meses. La primera vacuna, aunque en fase preliminar y con muchas pruebas todavía por delante, era una realidad.

Las mejores noticias, no obstante, comenzaron a llegar hace pocas semanas. La OMS anunciaba que los últimos afectados por el ébola habían dado negativo en las pruebas de detección del virus y daban por extinguida la enfermedad en Sierra Leona y en Guinea, sumándose a Nigeria, donde había desaparecido en octubre de 2014.

Dos mujeres caminan delante de un cartel que dice "El Ébola debe marcharse. Detener el Ébola es un asunto de todos" en Monrovia, Liberia. Foto: UNMEER.

Dos mujeres caminan delante de un cartel que dice “El Ébola debe marcharse. Detener el Ébola es un asunto de todos” en Monrovia, Liberia. Foto: UNMEER.

Hoy, 14 de enero de 2016, más de dos años después del primer caso registrado en Meliandou, la organización ha informado de que el último afectado en Liberia ha dado negativo en los análisis de sangre, poniendo fin a esta terrible epidemia.

La OMS se muestra optimista ante la nueva perspectiva, aunque recalca que todavía no está todo hecho y ha instado a todos los países y actores a colaborar en la prevención y la respuesta ante el virus.

«Ahora estamos en un periodo crítico. El riesgo de reintroducción del ébola está disminuyendo ya que el virus va desapareciendo poco a poco en aquellas personas que han sobrevivido, pero debemos estar preparados ante la aparición de nuevos brotes», ha declarado Bruce Aylward, representante especial de la OMS para la respuesta contra el ébola.

La buena noticia la hemos conocido a través de la agencia sinc, donde se puede ver un histórico de la evolución de este epdiemia.