Tener hoy en día un puesto estable de trabajo en España y que además sea sobre lo que te hayas estudiado o lo que te guste, se puede decir que es algo bueno, un milagro para muchos. Pero que dejes ese trabajo por ser fiel a tus principios, sin duda es un gesto valiente y una noticia positiva.

20150909-3

Este es el caso de José Sepúlveda, un técnico de sonido que trabajaba en el Canal Nou de Valencia y que en concreto se encargaba de las retransmisiones de las corridas de toros de esta región y que decidió renunciar a su trabajo por no querer seguir viendo y oyendo sufrir a los toros.

Recientemente, la Organización Anonymous Defensa Animal, dio a conocer su carta de dimisión, en la que explicaba los motivos por los que renunciaba a su puesto de trabajo.

La carta se ha vuelto viral en Internet y ha recibido decenas de miles de ‘me gusta’ en la página de Facebook de esta organización, desde donde se ha compartido más de 70.000 veces.

Entre los motivos por los que ha decidido dejar su trabajo, está la crudeza de la realidad del maltrato al animal que se enmascara «con la mezcla de sonido de la banda de música, aplausos, bravos, olés y demás».

José explica que si la gente que ve la televisión escuchara el sonido que realmente hay a pie de ruedo, «el que capta el Sennheiser 816 (micrófono que capta a gran distancia y buena calidad)… el 90% apagaría el televisor».

El momento que le hizo tomar la decisión de dejar el trabajo fue en una corrida de toros en Castellón, Valencia: «me cabreé mucho al escuchar a un toro, al cual el torero falló cuatro veces con el estoque y harto de escuchar al pobre animal me quité los auriculares. Se vino a morir justo pegado a mí, apoyado sobre las maderas… su mirada ensangrentada y con lágrimas, sí lágrimas, sean o no sean de dolor, se cruzó con la mía y no nos la perdimos hasta que un inútil… falló dos veces con el descabello, al que le dije de todo… Ahí acabó mi temporada torera de por vida».

Tras el impacto y aceptación que tuvo su valiente acto, Sepúlveda aclaró en Facebook: «Ese técnico soy yo y la idea de ese post es mostrar que desde “la barrera” no se ve ni se escucha tan bien, la realidad de lo que está ocurriendo en el ruedo. Mi intención desde un principio, es dar un punto de vista diferente del que se aprecia desde casa. Es cierto que mi narración está cargada de sentimientos personales, pero, al igual que muchos compañeros de profesión que se han encontrado en mi misma situación, no es fácil echar la mirada a otro lado con lo que está ocurriendo delante de tus narices. Como ya he dicho, si sirve para debatir, crear conciencia y dar un punto de vista y oído diferente, me doy por satisfecho».

 

 

Hay fragmentos de su carta que consideramos demasiado cruentos para reproducirlos en Cuentamealgobueno, pero para aquellos lectores que quieran leerlos, los compañeros de +Verde han publicado una copia en su Web.

Fotografía de Luis Mateo Doblado.