El Consumo Colaborativo es una realidad ya en nuestro país, iniciativas como compartir coche, sofá, piso vacacional o cenas están teniendo muy buena acogida y están revolucionando la forma en que nos desplazamos, divertimos o dormimos.

Son varios los objetivos de estas iniciativas, surgidas la mayoría de Internet, como el ahorrar, respetar el medioambiente o simplemente conocer a otras personas con las que compartir momentos y servicios.

Si nos centramos en el transporte compartido, compartir coche con Amovens o BlaBlaCar es muy fácil, los pasajeros se ahorran unos euros y los conductores ahorran gasolina.

Pues bien, en este sector, ahora ha surgido la idea de alquilar tu coche. Si tienes un vehículo y no lo usas, ahora puedes darle salida utilizando las nuevas plataformas de alquiler de coches entre particulares que ya están funcionando en España.

20151014-3-1

¿Cómo funciona el alquiler de coches entre particulares?

Se trata de una herramienta útil tanto para quien no tenga coche y necesite uno por un período corto de tiempo, como para los propietarios de un vehículo que quieran sacarle rendimiento económico cuando no lo utilizan.

Aquellos que, por ejemplo, tengan más de un vehículo y no lo vayan a utilizar durante un tiempo tienen ahora la posibilidad de que su coche no esté parado y que además les “deje unos eurillos”.

Amovens, ha sido de las primeras en ofrecer cobertura en las principales ciudades de España. Actualmente en esta aplicación se se pueden encontrar coches de alquiler de particulares desde 19€ el día.

Su mecanismo de funcionamiento es el siguiente:

  1. Los propietarios publican sus coches para alquilar. Cada propietario decide el precio y la disponibilidad. Sube fotos de su coche y crea un perfil de usuario.
  2. Los arrendatarios reservan y pagan el coche online. El propietario confirma las solicitudes y el arrendatario recibe la dirección e instrucciones de recogida.
  3. Las llaves se entregan en este momento y se comprueba la Ficha de Alquiler. El propietario comprueba el permiso de conducir y ambas partes verifican el estado del vehículo y rellenan la Ficha de Alquiler.
  4. El coche se devuelve después de ser utilizado. Los arrendatarios devuelven el coche lleno de carburante y ambos comprueban de nuevo el estado del vehículo. Después, el propietario y el arrendatario pueden valorarse mutuamente.

Drivy llega a España.

Por su parte, la plataforma francesa Drivy nos ha anunciado a Cuentamealgobueno su llegada a España, concretamente van a comenzar en Barcelona.

20151014-3-2

Se trata de una plataforma de alquiler de coches entre particulares ideada por Paulin Dementhon, emprendedor natural de Marsella que decidió plasmar en Internet lo que algunos vecinos de esta ciudad francesa ya estaban haciendo: compartir coche.

Hemos tenido la oportunidad de contactar con Jaume Suñol, Spain Country Manager de Drivy para hacerles unas preguntas sobre su plataforma.

Pregunta de Cuentamealgobueno: Solamente se ha iniciado en Barcelona ¿por qué esta ciudad? ¿Es una prueba piloto para luego iniciar en otras ciudades?.

Respuesta: Exacto. Necesitamos crear una comunidad con una buena concentración de coches disponibles para facilitar los alquileres. En nuestra plataforma es importante que haya un buen equilibrio entre oferta y demanda (coches en alquiler disponibles y conductores que quieren alquilar).

Elegimos Barcelona ya que es una ciudad muy abierta a las startups e iniciativas como la nuestra, aunque estamos preparando el lanzamiento en Madrid en pocas semanas. Antes de 2016 queremos estar presentes también en el resto de España.

Pregunta de Cuentamealgobueno: ¿Cómo surgió esta idea?

Respuesta: Paulin Dementhon concibió la idea de Drivy en 2010. En su calle de Marsella, tres familias compartían coche y gastos utilizando una hoja de Excel. En una ciudad en la que las aceras están abarrotadas de coches, compartir vehículo les pareció algo obvio: Tener un coche es cada vez más caro y aún así las calles están llenas de coches que no se utilizan. ¿Por qué no compartirlos?

Aún sin experiencia profesional específica en el mundo de los negocios online, Paulin empezó a trabajar en el proyecto por su cuenta desde Marsella. Un año después, se mudó a París para trabajar desde una oficina que los fundadores de BlaBlacar pusieron a su disposición.

Drivy empezaba a crecer cuando Nicolas Mondollot se unió a la compañía para convertirse en su CTO, director de tecnología. En ese momento, el mismo Paulin Dementhon gestionaba la línea de Atención al Cliente, atendía las llamadas de los clientes en su teléfono móvil día y noche, y resolvía los casos personalmente – ya fuera desde la oficina, en su casa o en mitad de una excursión. La startup despegó rápido y experimentó el mayor crecimiento de entre los veinte competidores existentes en Europa. El equipo creció rápidamente con el objetivo de mantener un nivel constante de innovación y responder a las necesidades de sus clientes de la forma más eficiente.

20151014-3-3

Pregunta de Cuentamealgobueno: En España, iniciativas anteriores de consumo colaborativo como Uber han acabado en los tribunales, con la prohibición del servicio. ¿Ésto no os asusta? ¿Qué respaldo legal tenéis?

Respuesta: Dentro de los servicios de la llamada economía colaborativa o consumo colaborativo hay muchas plataformas distintas, que se rigen por marcos regulatorios muy distintos, y no hay que generalizar. El problema de Uber con las licencias de taxis es bien conocido, pero hay que destacar que en España hay más de 400 plataformas e iniciativas de consumo colaborativo y la mayoría encajan sin problemas en las leyes Españolas, como es nuestro caso.

Pregunta de Cuentamealgobueno: En esa línea, ¿no creen que las operadoras de alquiler de vehículos pueden unirse para frenar o incluso paralizar su crecimiento?

Respuesta: La industria del automóvil y por consiguiente el sector del alquiler de vehículos están cambiando mucho, y la previsión es que siga cambiando aún más durante los próximos años. La llamada revolución de la movilidad está creando retos y oportunidades para todos. Los principales operadores de alquiler de vehículos también pueden explotar el potencial de estas oportunidades y nuestra impresión no es que quieran frenar las plataformas de la llamada economía colaborativa sino que algunos ya han empezado a sumarse a este nuevo hábito de consumo, como demuestra la adquisición de Ubeeqo por Europcar, o ZipCar por parte de Avis.

Pregunta de Cuentamealgobueno: ¿Cómo piensan financiarse?, es decir, ¿cómo gana dinero Drivy con todo esto?

Respuesta: Drivy gana dinero con una comisión en los alquileres. El propietario al anunciar su coche en Drivy es libre de fijar el precio de alquiler que quiera para su coche, aunque verá una recomendación en función del modelo y antiguedad del vehículo.

Cuando una persona interesada en alquilar un coche realiza una búsqueda en Drivy verá un listado de los coches más cercanos disponibles, y para cada uno de ellos verá el precio total del alquiler durante los días que necesita. Esta persona puede mandar solicitudes de alquiler a aquellos coches que más le gusten, y cuando el propietario acepta se realiza el pago a través de la web.

En ese momento el alquiler queda confirmado y el propietario se encarga de acordar día y hora y de imprimir el contrato de alquiler (con seguro específico de Allianz y asistencia en carretera) que firmará con el conductor en la entrega y la devolución.

Cinco días tras finalizar el alquiler el propietario recibe un ingreso en su cuenta bancaria del 70% del importe del alquiler. El 30% restante se divide entre la mitad aproximadamente para cubrir el seguro de Allianz y la otra mitad que es la comisión de la web.

Agradecemos a Jaume Suñol de Driviy España el tiempo y explicaciones dedicadas a Cuentamealgobueno.