La doble lección de un restaurante de Santander

A pesar de que ellos querían permanecer en el anonimato, afortunadamente no sólo las malas noticias se propagan rápido, también las positivas, y esta es una de ellas:

El Restaurante Rochi, en el centro de Santander, ha habilitado una pequeña mesa en la parte posterior del local con envases llenos de la comida sobrante del día. “Si lo necesitas, coge”, reza el cartel.

20151112-3-1

No sólo es un gesto solidario, sino también humilde. En una entrevista publicada por el Diario Montañés, el dueño aseguraba que no quería que se dijese su nombre para que nadie pensase que se trataba de una estrategia de marketing.

Las redes sociales han tardado muy poco en darlo a conocer para agradecer y ensalzar un gesto que está fuera de toda duda.

El dueño del restaurante asegura que se tira mucha comida y sería una pena desperdiciarla habiendo gente que lo está pasando mal. De hecho, ha pedido a sus empleados que lo comuniquen entre sus conocidos por si hay alguien necesitado.

Fuente:

huffingtonpost.es