Dos experimentos se adentran en el lado oscuro del universo.

Un grupo de investigadores de la Universidad de California en Berkely (EE.UU.) trabaja por conocer la energía oscura que se esconde en forma de partículas hipotéticas llamadas ‘camaleones’. Esta misteriosa fuerza oscura es la que se cree que impulsa al universo en su expansión.

Los científicos consideran que la masa de estas partículas, los camaleones, varía según la densidad energética del entorno. El rango de esta fuerza se prevé que sea muy pequeño en regiones de alta densidad (por ejemplo en la Tierra, por eso es tan difícil de detectar), pero mucho más grande en las regiones intergalácticas, donde hay una baja densidad.

20151216-2-1

Lo que ha conseguido el equipo de Berkeley es estrechar la búsqueda de camaleones en comparación con experimentos anteriores.

Para simular las condiciones del espacio exterior este equipo de expertos ha utilizado un interferómetro atómico. Dentro de esta tecnología hay una cámara de vacío donde se sitúa una esfera de aluminio a la que lanzan átomos de cesio mediante pulsos de luz.

Si existen las partículas camaleones y su campo, los átomos de cesio deben caer hacia la esfera con una aceleración ligeramente mayor que lo que se puede predecir por su atracción gravitacional. En definitiva, los investigadores esperan contrastar el papel de los camaleones en la energía oscura.

20151216-2-2

Paralelamente, miembros de XENON (una colaboración científica internacional) también han trabajado por conocer los detalles que encierra la materia oscura del universo. 

Los estudios más recientes sobre los procesos físicos que conforman nuestro universo sugieren que las WIMP (partículas masivas de interacción débil) pueden estar involucradas detrás de la materia oscura. Para probar esta idea, laboratorios de todo el mundo tratan de observar cómo interactúan las WIMP con otras partículas conocidas.

Tanto este experimento con los WIMP como el de los camaleones, “confirman que las cuestiones fundamentales sobre la materia oscura y la energía oscura se pueden probar con experimentos de laboratorio“, como señalan para la revista Science los investigadores Jörg Schmiedmayer y Hartmut Abele desde el Centro de Ciencia y Tecnología Cuántica de Viena (Austria).

Hemos conocido esta noticia a través de la agencia Sinc.