La primera mujer que competió un maratón cuando no estaba permitido.

Kathrine Switzer fue una de las primeras mujeres que desafió al mundo del deporte hasta entonces monopolizado por el género masculino. En 1967, esta estadounidense se enfrentó a todo lo establecido, convirtiéndose en la  primera mujer atleta que corrió en un maratón con dorsal. Sin duda alguna, un inusual reto que “abrió el camino de las mujeres hacia la igualdad de participación en las pruebas de fondo“, y que tendrá su reflejo el 30 de marzo de 2014 en Palma de Mallorca , con una prueba femenina de 42 kilómetros.

Mi entrenador me contaba historias sobre el maratón y le dije que quería participar“, y con la valentía y el coraje suficiente así lo hizo. Kathrine Switzer (66 años) se atrevió a inscribirse en el Maratón de Boston de 1967 utilizando tan solo sus iniciales K.V Switzer, para burlar así el control de la organización. Con ello obtuvo el dorsal 261, un número para la historia del atletismo que desde entonces siempre la acompaña.

Katherine en el momento que intentaban agredirla

Kathrine en el momento que intentaban agredirla

Antes de conseguir alcanzar la meta de Boston con un tiempo de 4.20 horas, Kathrine tuvo que enfrentarse a momentos críticos, ya que un juez que quiso impedir que siguiera corriendo intentó agredirla; una imagen mítica del mundo del deporte. La presencia de su novio y entrenador, además de algunos atletas, le quitaron de encima al comisario.

“Cuando terminé el maratón de Boston me dí cuenta de que mi vida iba a cambiar. Aquello supondría un impulso para que las mujeres tuvieran más oportunidades en el deporte y para mejorar yo como atleta. Ya en 1972 podíamos competir sin escondernos y fue un hito histórico. Empezaron a crearse carreras femeninas de 10 kilómetros, y hoy hay más de 400”,

Con ese gesto desafiante, Kathrine escribía un nuevo capítulo en la historia del deporte femenino. Un momento clave con el que se inició una larga carrera con la igualdad deportiva como meta de fondo en la que quedaba mucho por recorrer. Finalmente, hasta el  juez que la quiso echar en pleno maratón entró en razón, “aquel juez estuvo cinco años enfadado, pero luego cambió la legislación y las mujeres podían correr en Boston en 1972. Un año después se me acercó a mi antes de la salida para darme un beso“, recuerda.

[youtuber youtube=’http://www.youtube.com/watch?v=x65b6oGLf4A’]

A partir de Los Ángeles 1984 el maratón femenino fue incluido en el programa olímpico, otra conquista para el desarrollo del atletismo femenino. “Si las mujeres podíamos correr un maratón ya no se nos podía resistir ninguna prueba“, asegura.

Katherine en la actualidad con el número de su dorsal

Kathrine en la actualidad con el número de su dorsal

El próximo maratón de Mallorca trata de ser un referente en Europa, ya que de las cinco pruebas que se celebran en el mundo, solo dos se consideran relevante, los de Nagoya y San Francisco, con una participación de 14.000 y 25.000 atletas respectivamente.  La estadounidense ya visitó España en 1972, en concreto Madrid, cuyo principal recuerdo es que se refugió en el Museo del Prado “para estar más calentita“.

La deportista, que ganó el Maratón de Nueva York de 1974 y que ha completado 35 carreras de 42 kilómetros, es todo un referente en el mundo del deporte femenino, toda una heroína que inició el camino hacia una nueva aventura. Desde entonces Kathrine es la imagen y el ejemplo a seguir en muchos ámbitos deportivos, a los que no deja de mostrar todo su apoyo. Sin duda alguna, gestos claves como el de Kathrine son los que componen la historia y construyen un mundo mejor.

Fuentes:

20minutos.es

Marca.com