Starship.

El futuro del reparto a domicilio ya está aquí.

Starship Technologies, una empresa tecnológica estonia con sede en Londres, ha creado un pequeño robot con forma de carrito que tiene como fin realizar entregas a domicilio.

20160716-1-robot-reparte-comida-starship-5

“Starship” es en realidad un vehículo eléctrico y autónomo que puede transportar en su interior hasta nueve kilogramos de mercancía. El robot está conectado a Internet mediante tecnología 3G, lo que le permite encontrar el camino al domicilio del cliente y estar mantener la conexión con la base.

Ideado para roda por las aceras, se desplaza a una velocidad de 3km/h, lo que le permitiría completar una entrega local en un tiempo de entre cinco y treinta minutos desde el punto de venta.

20160716-1-robot-reparte-comida-starship-2

Cuando el pequeño robot llega al domicilio de la entrega, para que el cliente pueda sacar el paquete de su interior, debe usar una aplicación específica con su teléfono móvil que le permitirá desbloquear y abrir la puerta.

20160716-1-robot-reparte-comida-starship-1

El despliegue de estos pequeños y curiosos robots será gradual, de momento ha comenzado una fase de pruebas en las ciudades de Londres, Düsseldorf, Berna y Hamburgo en las que serán usados por cadenas como Just Eat, Pronto y Metro Group (propietaria de Makro) para enviar comida a sus clientes.

20160716-1-robot-reparte-comida-starship-4

Aunque es un vehículo es 100% autónomo, para garantizar la seguridad de los peatones, durante las primeras etapas serán supervisados en remoto por una persona, con el fin de evitar accidentes e imaginamos que también robos.

En las pruebas preliminares estos robots, que ya han recorrido 8.000 kilómetros se cruzaron con 400.000 personas y no tuvieron “ni un solo accidente“, afirmaban sus creadores, que ahora aprovecharan este dispositivo para cubrir esa “última milla” y reducir el coste de enviar un paquete de forma drástica.

20160716-1-robot-reparte-comida-starship-3

Starship Technologies.

La empresa fue fundada en en 2014 por Ahti Heinla y Janus Friis, los co-fundadores de Skype, que establecieron la sede de negocios en Londres y la ingeniería en Estonia.

Creemos que nuestros robots revolucionarán la entrega local. Vemos un mundo donde se pueda enviar y recibir cualquier cosa que se desee, en cualquier momento y en cualquier lugar. Nuestra experiencia en ingeniería, combinada con la experiencia del co-fundador de Skype, nos está permitiendo convertir esto en realidad.

La buena noticia la hemos encontrado en Quartz.