El avión Solar Impulse II completa la vuelta al mundo sin gastar gota de combustible.

El avión Solar Impulse II lo ha logrado, ha hecho historia: ha completado una vuelta al mundo propulsado únicamente con energía solar, sin gastar ni una gota de combustible.

20160727-solar-impulse

Tras un vuelo de cuarenta y ocho horas con origen en El Cairo, el revolucionario avión solar superó con éxito la última etapa y aterrizó en el aeropuerto de Al Batín, en Abu Dabi, capital de Emiratos Árabes. Allí esperaban cientos de personas que no querían perderse la culminación de esta hazaña histórica, con la gran mezquita Zayed de fondo, una banda de tambores y gaitas como ambiente musical y la bandera de los Emiratos ondeando sobre el horizonte.

“Hay suficiente tecnología y soluciones, y no debemos aceptar un mundo contaminado: tenemos que ir más allá, el futuro es limpio”, ha subrayado el piloto suizo Bertrand Piccard.

Exactamente, el avión solar ha necesitado veintitrés días completos de vuelo, es decir, 558 horas y seis minutos, para lograr superar su periplo de 43.041 kilómetros de distancia. Un asombroso viaje organizado en diecisiete etapas y sin usar ni una gota de combustible, demostrando que las energías limpias tienen mucho que aportar.

“Hemos volado 40.000 kilómetros sin combustible, pero aún queda mucho por hacer para fomentar las tecnologías limpias y motivar al mundo a que reduzca su dependencia de los combustibles fósiles en su vida diaria”, ha destacado Piccard, quien también aseguraba que “dentro de diez años veremos aviones eléctricos que transportarán cincuenta pasajeros en vuelos cortos y de media distancia”.

André Borschberg, el otro piloto también suizo que tomó los mandos del avión solar el 9 de marzo de 2015, ha recordado que el mayor reto de este increíble viaje ha sido “cruzar el océano Pacífico”, el periodo “más largo en vuelo”. Asimismo, ha reconocido que la última etapa, de Egipto a Emiratos, también ha resultado todo un desafío para los pilotos por las altas temperaturas en Arabia Saudí, que obligaron a los ingenieros a “reajustar parte del equipo del avión”.

En esta histórica aventura alrededor del planeta, Bertrand Piccard y André Borschberg han volado a bordo del Solar Impulse II sobre Asia, el océano Pacífico, Estados Unidos, el océano Atlántico, el Mediterráneo, el norte de África y Oriente Medio.

Sin duda alguna, toda una hazaña que marca un antes y un después respecto al cuidado del medio ambiente, el uso de las energías limpias, su rentabilidad y sostenibilidad.

Precisamente, como no podía ser de otra manera, Cuentamealgobueno ha querido aportar su granito de arena a este revolucionario proyecto apadrinando una de las más de 17.000 células fotovoltaicas que componen este fascinante avión solar.