Cayó por la cubierta de un barco, y fue rescatada por un pesquero.

  • Sus familiares la daban por fallecida, dada la gran altura de la cubierta.
  • La mujer apenas sufrió algunas heridas en los brazos.

Ni Tom Hanks en Náufrago salió tan bien parado como esta mujer shanghainesa de 32 años, que cayó al agua durante un crucero entre China y Japón. La mujer viajaba en el barco junto a sus padres, que se mostraron incrédulos al comprobar que su hija había sobrevivido al accidente.

El suceso tuvo lugar la noche del miércoles 10 de agosto, cuando la joven daba un paseo sola por la cubierta. Tras apoyarse en la barandilla, la náufraga, de la que sólo se ha facilitado su apellido, Wang, tuvo la mala fortuna de caer por la borda sin ser vista. Día y medio después, un pesquero la encontró en alta mar.

Tras denunciar la desaparición, 100 voluntarios comenzaron a buscar en el barco algún rastro de la mujer, y al no encontrarla asumieron que había caído por la borda y la dieron por fallecida, dada la gran altura de la cubierta (20 metros).

La sorpresa llegó dos días después, cuando el padre recibió una llamada en la que le aseguraban que su hija acababa de ser rescatada, ante lo que el progenitor reaccionó con incredulidad, pensando que alguien quería timarle. “Sólo cuando oí la voz de mi hija creí que seguía viva… ¡es un milagro!”, aseguró el padre.

La mujer fue divisada por los pescadores de un buque cerca de la costa de Zhoushan, en el litoral de la provincia de Zhejiang, y la rescataron “con sólo unas pequeñas heridas en los brazos”, según contó uno de los marineros que participaron en el salvamento.

Según informó el diario oficial China Daily, Wang pasó 38 horas nadando y flotando en el agua, incluso llegó a dormir unas horas mientras flotaba en el océano, aseguraron los médicos que la han examinado después de su proeza.

El padre de Wang relató que su hija aprendió a nadar ya cuando iba a la guardería -algo poco frecuente en un país donde no es habitual llevar a los niños a piscinas o playas- y que es “una nadadora buena y fuerte.”

Fuente: 20minutos