«Cuando la adversidad nos fortalece».

Charla de Juan Roberto Aguiló en TEDx.

¿Cuántas veces nos quejamos por lo mal que va nuestra vida, por los problemas que tenemos que afrontar y por la “mala suerte” que parece que nos acecha cada día? Cuando conoces historias como la de Juan Roberto Aguiló, te planteas lo que realmente importa y ves con otra perspectiva esos mal llamado problemas, que pasan de ser obstáculos insalvables a meras piedras en el camino.

20160823-2-Juan-Roberto-Aguilo-cuando-la-adversidad-nos-fortalece

Juanro es un joven apasionado por el deporte y campeón nacional de Chile de “freestyle football” que nació sin brazos, lo que lo llevó a potenciar sus pies, dibujando con ellos desde su infancia hasta llegar a ser director de arte en una de las agencias de publicidad más creativas de Chile.

En la charla que el joven dio en TEDx Chile, nos cuenta su vida y desgrana cómo fue capaz de vencer sus propios miedos, aprendiendo por propia experiencia que la adversidad le fortalecía.

Un niño con gran afan de superación.

Juan Roberto, ante todo, reconoce y agradece la labor de sus padres, quienes le entregaron las herramientas adecuadas sin llegar a ser sobreprotectores. En ese sentido, aclara que «es importante tener un círculo cercano que nos apoye, familia y amigos».

20160823-2-Juan-Roberto-Aguilo-superando-la-adeversidad

Prosigue la charla afirmando que «todos tenemos algún miedo, a la soledad, a que no salga un proyecto», en su caso, la gente le miraba en la playa como si fuera diferente y eso le daba miedo, pero eso no le impidió coger olas montado sobre su tabla de surf.

20160823-2-Juan-Roberto-Aguilo-en-la-playa-miedo

Cuando tuvo que ser hospitalizado para que le practicaran un operación, estando en el hospital se dijo a sí mismo que el hecho de no tener manos no le iba a impedir jugar con los otros niños, así que se descalzó y comenzó a jugar «a su modo», usando los pies.

Pintar y escribir sin manos…

El arte siempre le gustó, en la conferencia podemos verle cómo dibujaba con los desde que era pequeño:

20160823-2-Juan-Roberto-Aguilo-pintar-sin-brazos-con-los-pies

Cuando llegó la hora de elegir carrera, se decantó por estudiar publicidad ya que era una carrera que estaba relacionada con el arte. Cuando la finalizó, a pesar de que le daba miedo el hecho de comenzar a trabajar, envió su CV a las agencias de publicidad más grandes de Chile.

Una de ellas, llamada Porta, «le pescó» y le hizo una entrevista, en la que se asombraron porque no entendían como podía trabajar, entonces se lo mostró: colocó el teclado en el suelo, se descalzó y comenzó a usar el ordenador con los pies.

20160823-2-Juan-Roberto-Aguilo-usando-ordenador-con-los-pies

«Estoy convencido de que las mejores soluciones nacen de la adversidad, porque el momento en que nosotros enfrentamos la adversidad, nuestro cerebro nos obliga a crear soluciones para salir adelante», explica el joven con brillo en su mirada. «En el momento en que nosotros dejamos de ser curiosos, nosotros empezamos a estancarnos en los mismos patrones que tenemos del día a día y finalmente nuestros sueños mueren».

Pasión por el fútbol.

Además de pintar, había otras cosas que le gustaba, como el fútbol. Cuando era pequeño y estaba en el recreo, sentía que tenía la capacidad de desarrollar sus pies y «llevarlos al siguiente nivel». Cuando ya tenía 7 años, dominaba la pelota con «trucos normales», llegando a dar más de mil pataditas.

20160823-2-Juan-Roberto-Aguilo-campeon-nacional-de-freestyle-football-chile

Conoció gracias a un anuncio de Ronaldinho el «freestyle football», deporte que le cautivó desde el principio y en el que comenzó competir, pero siempre contra sí mismo, no contra los demás.

No tenía el mismo equilibrio ni la misma fortaleza que los demás. Entonces se dijo a sí mismo «Si yo realmente quiero marcar la diferencia tengo que ser diferente y me atreví a ser diferente. Me siento y empiezo a dominar la pelota».

El freestyle comenzó a crecer en todo el mundo y explotó. Marcas deportivas y de bebidas energéticas se interesaron por estos deportes urbanos, pues no se necesita ninguna inversión inicial y lo puede practicar cualquier persona, independientemente de su edad, es algo totalmente transversal, algo que le apasiona a Juan Roberto.

Fue a un campeonato y cuando entró en escena en una «batalla» de freestyle, se quedó en blanco y se le olvidó todo lo que había aprendido. «De alguna forma me dejé llevar por el miedo; en el momento en que nos dejamos llevar por el miedo nos paralizamos».

«Pero decidí seguir adelante, “voy a superarme”, en el siguiente campeonato “quiero romper con lo que había pasado y quiero realmente sentirme libre”. Y en el momento en que yo realmente tuve la convicción de luchar, esa convicción se comió totalmente el miedo, que quedó “aplastado”». Así en Valparaiso llegó a la semifinal, «¿cómo no voy a ser campeón, por una meta propia», se preguntó a sí mismo en aquel entonces.

Un revés cuando parecía alcanzar la gloria.

Así, se metió en el gimnasio para tener más fuerza en las piernas, entrenaba dos o tres horas cada día en su casa y los fines de semana en el parque, pero a un mes del campeonato sufrió una grave lesión en la rodilla, que le tuvo un año sin hacer deporte. Además, coincidió que justamente le habían echado del trabajo.

Las primeras semanas las pasó lamentándose, muy afligido en su casa, llorando… pero en un momento dado se dijo «realmente quiero hacer un cambio, quiero salir adelante», entonces se acordó de una imagen que tenía en su mente, que era la de su madre cuando le compró su primera pelota, que era de plástico.

«Para mi esa pelota tiene mucho significado con el sueño, cada uno de nosotros tiene un gran sueño y mi gran sueño tiene mucho que ver con querer salir adelante, querer vencer mis límites, querer ser curioso, dejar que la gente deje de ser prejuiciosa».

El Campeón de Chile ya no lleva polerones de manga larga…

Y así fue como siguió practicando hasta que llegó el siguiente campeonato. Decidió meterse a clases de Breakdance, ya que «me dí cuenta que algo que siempre me había destacado era ser creativo y fui creativo y así competí de igual a igual con gente que tenía dos brazos y logré ser campeón de Chile en el año 2013 y representar a Chile en Japón».

«Sin duda hoy no soy el mismo que antes, me he enfrentado a miedos y los he enfrentado de una manera totalmente positiva y he sabido salir adelante pese a eso; yo me acuerdo que cuando chico tenía siempre polerones [sudaderas] de manga larga como para esconderme de la gente; hasta que un día, a los veinte años, me dije esto no lo necesito y por primera vez realmente al 100% salí a la calle convencido de que ser diferente está bien, voy a salir a la calle, la gente me va a mirar y me va a dar igual».

«Hoy tengo treinta años. Si ustedes van a mi casa y abren el closet [armario], probablemente van a ver polerones, pero ninguno tiene mangas… porque se las corté».

«Y si hay un mensaje que les quiero transmitir hoy día es que ser diferente no es una desventaja amigo, ser diferente es una gran oportunidad si ustedes realmente luchan por un sueño que realmente valga la pena».

20160823-2-Juan-Roberto-Aguilo-un-campeon

Agradecemos profundamente a Juanro por haber contactado con nosotros y compartir su charla en Cuentamealgobueno.com.

Más información en: http://www.juanroaguilocharlas.com/.


Esta buena noticia ha sido apadrinada por:

Mally C. Blanco de Vizcaya – http://www.terapiahipnosis.com.

¿Y tú, quieres convertirte en padrino de buenas noticias?…

¡Apadrina una Buena Noticia!