Walk Again Project (WAP)

Se basa en el uso de la realidad virtual, una interfaz cerebro-máquina y la robótica.

Hasta ahora, las posibilidades de que un paciente parapléjico recuperara la posibilidad de mover sus músculos se consideraba prácticamente nula. Pero en el año 2014, Juliano Pinto, de 29 años de edad y sufriendo parálisis completa en sus extremidades inferiores, hizo el chute de honor del primer partido del Mundial de fútbol de la FIFA.

Juliano Pinto dando el chut de honor en el primer partido del Mundial de Fútbol de Brasil 2014.

Juliano Pinto dando el chut de honor en el primer partido del Mundial de Fútbol de Brasil 2014.

Ese chut en el estadio Arena Corinthians de Sao Paulo, fue posible gracias a una interfaz cerebro-máquina [BMI, por sus siglas en inglés brain-machine interface] que permitía a Juliano controlar un exoesqueleto robótico.

Dos años después, el proyecto Walk Again Project (WAP), fruto de un consorcio internacional de investigación sin ánimo de lucro, que diseñó exoesqueleto de Pinto, está utilizando la realidad virtual para ayudar a las personas parapléjicas recuperen la sensibilidad parcial y el control muscular de sus miembros inferiores.

De acuerdo con un estudio publicado el 11 de agosto en «Scientific Reports», los ocho pacientes que participaron en el estudio ya han recuperado parcialmente el control motor.

20160901-3-pacientes-paraplejicos-recuperan-movimiento-con-realidad-virtual-03

«Cuando nos fijamos en los cerebros de los pacientes que nos llegaron, no pudimos detectar ninguna señal cuando se les pidió que imaginaran a caminar de nuevo. No hubo modulación de la actividad cerebral», explica el Dr. Miguel Nicolelis, investigador principal de la Universidad de Duke de Carolina del Norte. «Es como si el cerebro hubiera eliminado el concepto de movimiento al caminar».

Para recuperar el movimiento, los pacientes se colocaron por primera vez en entorno de realidad virtual, donde aprendieron a utilizar la actividad cerebral para controlar una versión avatar de sí mismos y hacerla caminar alrededor de un campo de fútbol.

20160901-3-pacientes-paraplejicos-recuperan-movimiento-con-realidad-virtual-02

Los investigadores utilizaron el casco de realidad virtual Oculus Rift, disponible en los comercios. También diseñaron una camiseta de manga larga que proporciona retroalimentación háptica a los antebrazos de los pacientes y estimula la sensación de tocar el suelo.

Los brazos fueron tratados como miembros fantasmas, en sustitución de las piernas, lo que engañaba al cerebro, creándole la sensación de que el paciente estaba caminando.

Después de que el cerebro volviera a recuperar la noción de caminar, se colocó a cada paciente un exoesqueleto diseñado a medida para su cuerpo. Se les colocó a cada uno un gorro con sensores cerebrales, encargado de recoger las señales y transmitirlas a un ordenador colocado en la mochila del exoesqueleto. De esta forma, cuando el paciente pensaba en caminar, el equipo activaba el exoesqueleto.

20160901-3-pacientes-paraplejicos-recuperan-movimiento-con-realidad-virtual-01

Al caminar con el exoesqueleto durante una hora al día, los pacientes fueron finalmente capaces de reavivar sus nervios dormidos para enviar señales a cerebro, y volver a activar su sensibilidad y realizar movimientos voluntarios.

Cada paciente tuvo un período de recuperación diferente, pero todos fueron capaces de sentir la sensación de nuevo en la región de la pelvis y las extremidades inferiores, y también aprendieron a controlar algunos de sus músculos, su vejiga y la función intestinal por primera vez en muchos años.

20160901-3-pacientes-paraplejicos-recuperan-movimiento-con-realidad-virtual-04

El diario DukeToday lo narra así: «Una de las participantes, “Paciente 1,” era una mujer de 32 años de edad, paralizada desde hace 13 años y quizás fue la que experimentó los cambios más significativos. Al comienzo de su entrenamiento, era incapaz de soportar el uso de muletas, pero durante el transcurso del estudio, logró caminar con un andador, muletas y la ayuda de un terapeuta. A los 13 meses, fue capaz de mover voluntariamente sus piernas, mientras que su peso corporal se apoyaba en un arnés».

Aunque también se utilizan células madre e implantes electrónicos para tratar los parapléjicos, Nicolelis afirma que el método WAP con su interfaz cerebro-máquina es el menos invasivo y el más eficaz en la «restauración del hardware biológico» de los probados hasta ahora.

En el futuro, sugiere que los pacientes podrían combinar tratamientos sometidos a cirugías con células madre y luego utilizar la formación con el exoesqueleto para aprender a caminar de nuevo por su propia cuenta.

Más información en: https://today.duke.edu/.