Su gesto inspira a miles de personas en la lucha contra el cáncer.

La ayuda siempre llega de lugares inesperados. Esta vez, fue un chico de 10 años quien se solidarizó y quiso unirse a la lucha contra el cáncer donando su cabello. Así es, Thomas Moore, un pequeño estudiante de 5º grado de primaria de Bowie, Maryland, EE.UU., dejó crecer su cabello durante dos años para poder donarlo a supervivientes de cáncer.

Angie Pulos, madre de Thomas, cuenta que su hijo tomó la decisión de querer ayudar a otros dejando crecer su cabello y donándolo a aquellos que lo necesitasen, tras ver un vídeo en Facebook. En él se mostraba a una linda niña de 5 años sin cabello, tras haber recibido un tratamiento de quimioterapia. Su nombre era Kyssi Andrews y vivía en Houston, Texas.

20161014-2-nino-10-anos-thomas-moore-dona-cabello-02

La tía de Thomas, Amber Lynn, explica que él nunca se puso como meta un tiempo determinado para cortar su cabello, solo que simplemente fuera tan largo como para hacer feliz a Kyssi.

Es por eso que a lo largo de dos años se armó de paciencia, lo cuidó y mantuvo sano. Tras una larga espera, Thomas finalmente cortó su melena el 10 de septiembre de 2016.

20161014-2-nino-10-anos-thomas-moore-dona-cabello-01

De cero a héroe

Aunque al principio estaba nervioso, al ver que su cabello fue suficiente para hacer tres pelucas, Thomas se sintió satisfecho y admitió que lo volvería a hacer si eso le permite seguir ayudando a otros. Su madre y su tía, quienes lo apoyaron desde el comienzo, no podrían estar más orgullosas y así lo hicieron saber en las redes sociales.

La foto de Thomas sosteniendo su cabello, publicada por su tía en su cuenta de Twitter, se ha vuelto viral. Ha recibido más de 121.000 “me gusta” y la han compartido más de 61.000 veces, tan solo en esa red social. Angie también publicó la acción de su hijo en Facebook, y dijo que incluso la fundación de Derek Anderson, ex jugador de la NBA, le otorgó un premio por su gran acto de bondad.

Se pierde una batalla, pero se gana una guerra

Lamentablemente, Kyssi perdió la batalla contra el cáncer a mediados del 2015, pero el amoroso gesto de Thomas ha inspirado a miles de personas por todo el mundo a donar su cabello. Marla Jones, la madre de la niña, dijo que el acto de Thomas fue muy valiente y desinteresado.

El dueño de Reniece & Company, la peluquería en donde Thomas cortó y donó su cabello, se comprometió con Marla en encontrar sobrevivientes del cáncer que puedan usar las pelucas hechas con el cabello del famoso jovencito.

El dinero no lo es todo. Donar tu cabello es una de las formas más hermosas de contribuir y ayudar a la causa, ya que entregas un pedazo de ti a alguien que verdaderamente lo necesita. No hay regalo más grande que aquél que sale del corazón, ni agradecimiento más importante que ver la sonrisa de las personas que se reconocen nuevamente al verse en el espejo.