Investigadores consiguen desinfectar agua con bolsas de plástico a bajo coste.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Cádiz han testado un nuevo modelo de bajo coste basado en la exposición directa a la luz del sol de bolsas de plástico, que consiguen mejores resultados en la eliminación de bacterias causantes de enfermedades digestivas.

20161122-2-1-desinfectar-agua-botella

El estudio, llevado a cabo por el grupo de Tecnología del Medio Ambiente de la Universidad de Cádiz y publicado en el Journal of Chemical Technology and Biotechnology, ha confirmado la posibilidad de utilizar bolsas de plástico en lugar de las tradicionales botellas de politereftalato de etileno (PET), el material tradicional con el que se diseñan estos recipientes.

El método de desinfección solar del agua del que parten los investigadores, llamado SODIS, es un procedimiento sencillo y económico para mejorar la calidad microbiológica en agua corriente. Consiste en el llenado de botellas de plástico transparente con agua contaminada colocándolas directamente bajo la luz del sol durante al menos seis horas.

Sin embargo, este reciente estudio ha señalado las numerosas ventajas de las bolsas de plástico sobre las tradicionales botellas. Las bolsas diseñadas presentan una capacidad de cuatro litros, frente al litro o litro y medio de las botellas, y además están dotadas con asas que facilitan el llenado, transporte y almacenaje, especialmente en situaciones de emergencia. Asimismo, también disponen de un dispensador, lo que limita la posibilidad de contaminación del agua tratada.

Los resultados de la investigación confirmaron la capacidad de reducir los tiempos de exposición al sol de bolsas de calidad alimentaria para conseguir una desinfección de hasta seis veces más rápida que las botellas de PET. Otro aspecto significativo es el buen estado en el que permanecen las bolsas tras el uso continuado, ya que otros tipos de recipientes testados muestran daños y roturas tras cinco meses de uso.

“Este sistema de bajo coste podría ser una solución adecuada para conseguir que mucha población pueda acceder al agua de autoconsumo sin necesidad de grandes inversiones y de una manera más eficaz”, ha señalado uno de los autores del estudio, Sergio Gutiérrez, de la Universidad de Cádiz.

Por tanto, el estudio propone métodos de desinfección alternativos que aportan una importante mejora en la implantación de tecnologías que no requieren el uso de productos químicos para que el sector de población al que puedan llegar sea mucho más amplio. Por tanto, este nuevo modelo desarrollado supone una fuente fiable de agua para el consumo al reducir los costes en su obtención y aumentar las posibilidades de transporte y uso.

Hemos conocido esta interesante información a través de la agencia Sinc. No dudes en visitar su página para conocer más detalles.