Entre sus ingredientes no hay nada que sea de origen animal y los consumidores tienen multitud de sabores para elegir

El veganismo es una práctica alimentaria cada vez más en alza. Según un estudio el 7,8% de la población española ya se ha sumado al carro de excluir en sus dietas todo lo procedente de origen animal. Por eso no es de extrañar que la oferta alimenticia aumente.

El helado vegano comienza ya hacerse un hueco entre las heladerías artesanas de las zonas más turísticas del país. Los heladeros profesionales han visto en este sector un hueco para innovar e intentar captar a los consumidores más exigentes.

De este  modo, sorbetes, polos, helados y granizados a base de frutas, azúcar y agua, están sustituyendo la proteína láctea, que es la encargada de dar cremosidad y textura, por otras alternativas naturales de plantas aptas para veganos.

El dueño de la fábrica “La Ibense de Alicante” y de Helados Gisbert de Sant Joan d´Alacant, José Luis Gisbert, ha recordado que la llegada de helados veganos es muy parecida a lo que pasó hace algunos años cuando los helados “sin azúcar” vinieron para quedarse entre un público más que agradecido.

“Hace 20 años casi no se pedían helados sin azúcar pero empezamos a hacerlos y hoy en día se han convertido en una venta más que notable, con un público consolidado y sin que se note en absoluto la diferencia de gusto con los tradicionales”, ha señalado. “Con los veganos creo que es cuestión de tiempo que suceda algo parecido”, ha pronosticado Gisbert.

 

Cuáles son los ingredientes de un helado vegano

El helado que normalmente consumimos está compuesto en un 40-60 por ciento de fruta, se le añade azúcar y agua, para conseguir una textura cremosa se le suele añadir leche o alguno de sus derivados. El huevo y la miel también pueden estar presentes entre los componentes.

Conseguir la textura del helado sin estos ingredientes y que sea apto para veganos es todo un reto. Los productos con cualidades espesantes y estabilizantes que se le ha añadido son la “goma de guar”  un polisacárido obtenido de las habas de una planta de la India, la harina de “garrofin”, de la semilla del algarrobo, y el “carragenato” obtenido de un alga.

En cuanto a los sabores hay muchas variedades de frutas que son relativamente fáciles de elaborar. El rey de los sabores, el chocolate, también está en la carta aunque suelen resultar más fríos en boca.

Aunque desafortunadamente para los veganos, siempre habrá sabores que nunca podrán ser aptos como los que se basan en la nata o la usan en su composición como el famoso tiramisú. Sin embargo sí han hallado la fórmula para por ejemplo conseguir el de turrón a la piedra.

 

Fuente: 20minutos