«Transition Outlook 2017 ”A global and regional forecast of the energy transition to 2050”»

  • El informe ha sido realizado por la empresa Det Norske Veritas.
  • En él, explica las nuevas tendencias de consumo que se darán en el año 2050.
  • Se espera el incremento masivo de un consumo comprometido con el cuidado del medio ambiente y la explotación de las energías renovables.

Hace unos días se presentó el informe «Transition Outlook 2017 “A global and regional forecast of the energy transition to 2050”», elaborado por la empresa Det Norske Veritas, que señala que el consumo de energía eléctrica se incrementará en un 140% en el año 2050 y que un 85% de esta demanda tendrán como origen las fuentes renovables.

El protagonismo recaerá sobre la energía solar fotovoltaica, la cual será capaz de producir hasta un tercio de la electricidad demandada a nivel global. Por su parte, el gas continuará siendo el segundo a la cabeza mientras que el consumo del carbón y el petróleo se reducirán significativamente.

Este cambio en la tendencia de consumo será un reto para las nuevas empresas emergentes, así como para los gobiernos. Estos últimos pueden ver reducida su intervención en esta industria y se verán obligados a tomar las medidas necesarias con el objetivo de avanzar en pro de las fuentes renovables.

Estos avances se desarrollarán más rápido en aquellas zonas que ya se encuentran apostando por este modelo de consumo más proteccionista con el medio ambiente, así, se comenzarán a ver los primeros vestigios de esta transformación en los países que potencien la llegada de los vehículos solares y/o eléctricos o donde los principales generadores eléctricos se encuentren cerrados.

Un cambio que ya se está produciendo

El informe señala que está nueva tendencia “ya se está produciendo” y que los gobiernos donde las energías renovables son generadores importantes “ya están abordando” los desafíos. Por su parte, los operadores de red modificarán la forma en que analizan sus sistemas y prestarán mayor atención a las fuentes de conexión.

Por último, el informe propone varias acciones que deben ponerse en marcha tanto a nivel local como a nivel global, entre ellas destaca una asesoría energética que apueste por la adopción de energías renovables, la rápida electrificación del transporte y la climatización, buscando una mejora de la eficiencia energética.

En esta línea, el informe remarca la importancia de una mayor conciencia por parte de la ciudadanía en cuanto al ahorro energético.