El hambre en las personas que sufren desnutrición descendió ligeramente respecto al 2018, de 124 millones pasaron a 113, explicó Manuel Sánchez-Montero director de incidencia y relaciones institucionales de Acción contra el Hambre.

 

Los países en conflicto continúan siendo el detonante del hambre

 

Dos tercios de estas personas viven en países en conflictos, lo que evidencia los vínculos entre la guerra y el hambre de estas nuevas cifras que se reflejan en el informe FSIN.

 

crisis alimentaria, accion contra el hambre

 

Los países más afectados son Yemen, RDC, Afganistán, Etiopía, Sudán, Sudán del Sur y norte de Nigeria.

En ellos,  se provocó que 72 millones de personas estén entre la fase 3 y la fase 5 de inseguridad alimentaria, siendo la 5 la más grave.

 

“Cuando la gente satisface sus necesidades dentro del sistema no busca soluciones fuera de él”

 

El informe propone para que el hambre continúe decreciendo una respuesta en tres niveles para invertir en prevención:

  • Disminuir la tensión ante recurso cada vez más escasos
  • Promover políticas públicas efectivas para garantizar el acceso a los servicios básicos
  • Reforzar el contrato social entre los distintos grupos de población