El Brazo Robótico Europeo (ERA) ya se encuentra de camino a la Estación Espacial Internacional. Concretamente, después de su lanzamiento este miércoles a bordo de un cohete Protón desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán. Así lo informó la Agencia Espacial Europea (ESA).

La Estación Espacial Internacional ya cuenta con dos brazos robóticos, uno canadiense y otro japonés. Estos desempeñan un papel crucial como sistemas de atraque de naves espaciales, así como a la hora de transferir cargas útiles y astronautas. Sin embargo, ninguno de los dos brazos puede dar servicio al segmento ruso.

Por ello, ERA es el primer robot capaz de “recorrer” la zona rusa del complejo orbital. Puede manejar componentes de hasta 8.000 kg con una precisión de 5 mm, y transportará astronautas de un lugar de trabajo a otro.

En este sentido, el director de Exploración Humana y Robótica de la ESA, David Parker, destacó que “al poder trasladarse a lo largo de la zona rusa de la Estación, el Brazo Robótico Europeo aportará mayor libertad, flexibilidad y capacidad a las operaciones espaciales”.

A esto añadió que “a través de nuestro programa Columbus 2030, aportamos una mejora a la Estación Espacial, después de 20 años en órbita,. Se trata de una oportunidad para modernizar el espacio con un enfoque comercial”.

Impulsores del brazo robótico

Un consorcio de 22 compañías europeas de siete países participaron en la construcción del robot para la ESA. El próximo 29 de julio, a las 15.26 horas, el nuevo módulo, por medio de sus motores, se acoplará automáticamente en el módulo Zvezda, en el corazón del segmento ruso.

El astronauta de la ESA, Thomas Pesquet, recibirá al brazo robótico y asistirá en su configuración. Se han previsto cinco paseos espaciales para poner a punto ERA y para que efectúe sus primeras operaciones, algunas de las cuales llevarán a cabo los astronautas de la ESA, Matthias Maurer y Samantha Cristoforetti.

La tripulación podrá controlar ERA tanto desde dentro como desde fuera de la Estación Espacial, característica que no ofrece ningún otro brazo robótico. Durante su primer año en la Estación, las principales tareas de ERA en órbita consistirán en instalar un gran radiador y configurar la esclusa de aire del módulo Nauka.

El robot, de 11 metros de largo, viaja plegado e instalado en lo que será su base de operaciones, el Módulo de Laboratorio, llamado ‘Nauka’.

Fuente: Agencia Servimedia

CAB/AR