• Desarrollan un dispositivo inteligente para ayudar a las personas ciegas, capaz de detectar obstáculos por encima de la cintura.
  • Este tecnología ha sido seleccionada para competer en la final de los premios Mapfre a la Innovación social.

El bastón ‘Egara’, competirá en la final de los premios Mapfre a la Innovación social. Gracias a esta tecnología, las personas ciegas podrán detectar obstáculos situados más arriba de su cintura. Para ello, han instalado un mango de asistencia inteligente en los bastones blancos tradicionales, adaptable a todos los modelos del mercado.

Su promotor, Antonio Alarcón, empezó en 2013 a trabajar en el diseño de este dispositivo. Además, han contribuido a su creación algunos equipos multidisciplinares procedentes de la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH), la Cátedra de Investigación Bidons Egara y la empresa tecnológica Instead Technologies.

Antonio padece un glaucoma que ha ido restándole capacidad de visión con los años. No obstante, cuando comenzó a utilizar el bastón blanco se dio cuenta de que no podía evitar los golpes por encima de la cadera. Controlaba los pasos y todo lo que sucedía bajo sus pies, pero no podía esquivar otros obstáculos.

“Yo era un nuevo ciego y mi miedo era golpearme con algo en la cara (parasoles, toldos o ramas de árboles)”, explicó.

“Existían algunos productos, pero eran complejos, difíciles de utilizar y muy molestos”, reparó. Este fue el germen del bastón ‘Egara’, que ahora aspira al premio de Fundación Mapfre en la categoría de Movilidad sostenible y seguridad vial tras ser elegida entre centenares de propuestas ideadas por emprendedores sociales de más de 10 países.

El próximo 29 de octubre, su equipo volverá a defender este proyecto ante un comité de evaluación, formado por expertos de Fundación Mapfre e IE University, con el objetivo de alzarse con el galardón.

El futuro del bastón blanco

La tecnología del bastón ‘Egara’ permite detectar obstáculos aéreos que no podrían ser localizados por uno blanco tradicional.

Gracias a tres sensores de ultrasonidos situados en la parte inferior del mango, se crea una barrera virtual frente al usuario. Así, cuando estos sensores detectan un obstáculo, el portador del bastón recibe una señal de vibración en la muñequera que está conectada al mango.

Igualmente, el bastón ‘Egara’ está diseñado para que solo avise de aquellos objetos que realmente sean susceptibles de colisionar. De esta forma, se evitan advertencias repetitivas que puedan confundir o crear cierta sensación de agobio. Además, es capaz de discriminar otros que no supongan una interferencia en el camino o que ya hayan sido detectados en el rastreo habitual.

En el mundo hay 285 millones de personas con discapacidad visual. De de los que 39 millones son ciegos y 246 millones tienen baja visión.

A ellos hay que agregar una población que envejece cada vez más, con problemas como la degeneración macular. Todos ellos necesitan “nuevos soportes de movilidad para mejorar su calidad de vida”, destacó Antonio.

 

Fuente: Agencia Servimedia

CAB/AR