Un equipo de investigación internacional ha dado a conocer el mayor atlas genético de mariposas de Europa. Tras esta iniciativa, se encuentra El Instituto de Biología Evolutiva (IBE), junto al CSIC y la Universidad Pompeu Fabra. Concretamente, el equipo constituido por estos tres agentes, ha conseguido reunir más de 22 mil ejemplares secuenciados de 459 especies.

Este gran atlas genético se ha publicado en la revista Communications Biology. A través de la investigación, se han recopilado datos genéticos del 97 % de las mariposas europeas. Dado este gran alcance, el estudio se ha convertido en la mayor plataforma de este tipo en Europa.

Para su elaboración, el equipo ha estado trabajando durante 15 años. En el camino ha contado con la ayuda de un gran número de voluntarios, así como con la financiación de la Unión Europea, el Ministerio de Ciencia e Innovación y la Generalitat de Cataluña, entre otros. 

Utilidades del atlas genético de mariposas

En cuanto a los objetivos del proyecto, el equipo persigue con este gran atlas genético “desarrollar una base de datos muy exhaustiva”. De manera que se pueda “tener una imagen clara de la diversidad y la historia evolutiva de las mariposas europeas”. Así lo comenta Roger Vila, investigador principal del Laboratorio de Diversidad y Evolución de las Mariposas en el Instituto de Biología Evolutiva (CSIC-UPF) y responsable del proyecto.

Gracias a esta nueva librería genética, es posible identificar cualquier mariposa del continente a través de su ADN. Bien puede ser recurriendo a un fragmento, una oruga o un huevo; como su contenido estomacal o incluso excrementos de depredadores.

Además, tal y como indica el investigador Vlad Dinca, el atlas genético puede resultar útil para “diseñar planes de protección de especies de mariposa mucho más efectivo”. Incluso es práctico para identificar plagas o detectar especies irregulares en el territorio.

Junto a estos avances, la herramienta ofrece la posibilidad de entender fenómenos como el efecto de las glaciaciones. Para ello, estudia la distribución de las maroposas en el territorio. En este sentido, Vila señala que “todavía hoy vemos como la diversidad genética de las mariposas es claramente más baja en la zona que estuvo bajo la masa de hielo hace 12.000 años, en el centro y norte de Europa”.

Fuente: Sinc.

CAB/AR