Oxford ha desarrollado una vacuna contra la malaria (R21/Matrix-M) con una eficacia de alto nivel del 77% durante 12 meses de seguimiento. Así lo informaron el pasado viernes los investigadores de esta Universidad del Reino Unido y sus asociados. Los resultados pertenecen a un ensayo en fase IIb de dicha candidata a vacuna.

En sus conclusiones, publicadas en la revista ‘The Lancet‘, señalan que son los primeros en cumplir con el objetivo de la ‘Hoja de ruta de la tecnología de vacunas contra la malaria’ de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La cuál fija al menos un 75% de eficacia vacunal.

Según la OMS, 46 de los 87 países con malaria notificaron menos de 10.000 casos de la enfermedad en 2019, en comparación con 26 países en 2000. A finales de 2020, 24 Estados habían notificado la interrupción de la transmisión del paludismo durante tres años o más. De ellos, 11 recibieron la certificación de países libres de la enfermedad.

Metodología del estudio

Los autores indican que han alcanzado el 77% de eficacia de esta vacuna contra la malaria en un ensayo aleatorio, controlado y a doble ciego en fase IIb. Dicho estudio se ha realizado en la Unidad de Investigación Clínica de Nanoro/Instituto de Investigación en Ciencias de la Salud (Burkina Faso). Concretamente, con 450 participantes de entre 5 y 17 meses reclutados en el departamento burkinés de Nanoro, que abarca 24 aldeas y una población aproximada de 65.000 personas.

Los participantes se dividieron en tres grupos. En primer lugar, dos de ellos recibieron la vacuna R21/Matrix-M (con una dosis baja o una dosis alta del adyuvante Matrix-M). Posterirmente, el tercero contó con una vacuna antirrábica como grupo de control. Las dosis se administraron desde principios de mayo de 2019 hasta principios de agosto de ese año, en gran parte antes de la temporada alta de paludismo.

De este modo, la eficacia fue del 77% en el grupo de adyuvantes en dosis más altas y del 71% en el grupo de adyuvantes en dosis más bajas, durante 12 meses de seguimiento y sin que se haya observado ningún grave episodio adverso relacionado con la vacuna.

A raíz de estos resultados, el ensayo fase IIb, financiado por el programa EDCTP2, apoyado por la Unión Europea, se amplió un año más tarde con una vacuna de refuerzo administrada antes de la siguiente temporada de malaria.

Fase III de la vacuna contra la malaria

Los investigadores de esta vacuna contra la malaria, han comenzado a reclutar para un ensayo de licencia de fase III para evaluar la seguridad y eficacia a gran escala en 4.800 niños de entre 5 y 36 meses y en cuatro países africanos. Para esta nueva fase, cuentan con la colaboración del Instituto de Suero de la India y Novavax.

“Estos son resultados muy emocionantes que muestran niveles de eficacia sin precedentes de una vacuna que ha sido bien tolerada en nuestro programa de ensayos. Esperamos con interés el próximo ensayo de fase III para demostrar datos de seguridad y eficacia a gran escala para una vacuna que es muy necesaria en esta región”. Así lo apunta Halidou Tinto, profesor de paratisología, director regional del Instituto de Investigación en Ciencias de la Salud en Nanoro e investigador principal del ensayo.

“Estos nuevos resultados respaldan nuestras altas expectativas sobre el potencial de esta vacuna. Que creemos que es la primera en alcanzar el objetivo de la OMS de vacuna contra el paludismo con al menos un 75% de eficacia”. Tal y como subraya Adrian Hill, director del Instituto Jenner y Lakshmi Mittal, y profesor familiar de vacunología en la Universidad de Oxford.

“Con el compromiso de nuestro socio comercial, el Instituto de Suero de la India, de fabricar al menos 200 millones de dosis anuales en los próximos años, la vacuna tiene el potencial de tener un gran impacto en la salud pública si se logra la licencia”, apunta.

Fuente: Agencia Servimedia

CAB/AR