El Hospital Asepeyo Coslada ha permitido que un paciente con una mano biónica parcial multiarticulada tenga un cambio de posición de los dedos. Todo ello gracias a la activación de su musculatura residual y gestos sencillos. De manera que cada dedo se mueve de forma independiente de una forma más fisiológica.

Según informó el centro hospitalario, este logro se consiguió gracias a un equipo multidisciplinar del hospital, liderado por la doctora Mónica González Nuño, especialista en medicina física y rehabilitación. Tras un tratamiento intensivo en Terapia Ocupacional, el paciente logró el control del dispositivo.

El paciente, de 34 años, sufre una amputación de los cuatro dedos de la mano derecha conservando el pulgar. No obstante, su nueva prótesis está formada por cuatro dedos motorizados de forma independiente. Así como por una banda de muñeca autónoma con baterías y microprocesador. La cuál le permite realizar una amplia gama de actividades diarias, como cambiarle los pañales a su bebé, conducir, o realizar las tareas domésticas.

La mano protésica parcial multiarticulada es capaz de cambiar a 24 agarres distintos y otros 12 que pueden seleccionarse de forma individualizada. El paciente puede cambiar la posición de su mano biónica de tres formas distintas: con un simple gesto, a través de unos chips colocados en diferentes puntos de su domicilio o activando la musculatura residual de su mano.

Prótesis de mano biónica

En este sentido, la doctora González subrayó que “la amputación de un miembro superior es un proceso altamente traumático para la persona que la sufre. La tecnología ha avanzado mucho en estos últimos años y las prótesis biónicas cada vez están dando la posibilidad a estos pacientes de realizar un mayor número de actividades. Dispositivos terminales como los i-Digits permiten la creación de una prótesis muy funcional y personalizada en función de sus déficits”.

Para el manejo de la mano biónica, el paciente sólo tiene que activar la musculatura a nivel del miembro residual. La señal mioeléctrica emitida es recogida por electrodos de superficie ubicados en el muñón y es traducida en patrones de movimiento para que la mano protésica ejecute la acción.

“Para la realización del proceso de protetización de un paciente es imprescindible que dispongamos de unidades multidisciplinares donde médicos rehabilitadores, fisioterapeutas, traumatólogos, psicólogos, técnicos de ortopedia y terapeutas ocupacionales trabajen de forma coordinada’.‘Es fundamental también seleccionar al paciente adecuado, ya que se necesita destreza y mucho entrenamiento para enviar las órdenes correctas a la prótesis”. Señaló la especialista.

Fuente: Agencia Servimedia

CAB/AR