La historia del piloto granadino que se estrelló y milagrosamente salvó la vida

Narrada de forma impecable por Gregorio Morales

El avión del piloto del INFOCA Juan Carlos Gómez estrelladoLeer tranquilamente el periódico un martes por la mañana mientras disfrutas de un té es quizás uno de los placeres más sencillos y a la vez gratificantes de la vida, pero si además te encuentras con artículos como el de Gregorio de este martes en su columna “Puerta Real” del Ideal, entonces la experiencia se convierte en algo realmente bueno.

El ella, Gregorio relata la historia de la que he oído hablar recientemente por Granada -ya se sabe, esto es como un pueblo-, del piloto granadino del dispositivo INFOCA que se estrelló con su avioneta mientras colaboraba en la extinción de un incendio.

Quizás hace unos años hubiera arrancado la página del periódico y me la hubiera llevado, gracias a Dios, las personas, al igual que la tecnología, evolucionamos. Bastó sacarle una foto con el móvil a la página, dejándola intacta y para que otro la pudiera leer y deleitarse como yo lo hice, y buscar en Internet la historia, que Gregorio publica en su Blog Lo Real Invisible.

El piloto se llama Juan Carlos Gómez, y estuvo a punto de morir al estrellarse con su avioneta el pasado viernes, sin embargo, su experiencia, entereza y pericia lo salvó de lo peor.

Me permito tomar del Blog de Gregorio algunas de sus palabras narrando esta historia:

Qué hermoso lema para vivir: “¡Vamos allá!”. El piloto del Infoca Juan Carlos Gómez estaba a punto de estrellarse con su avioneta el pasado viernes. Estaba a punto de morir. Pero en aquellos segundos decisivos, no se resignó, no se entregó a lo inevitable, no se dejó ganar por el fatalismo. Determinó que saldría de aquello. “¡Vamos allá!”, se dijo. Y se estampó de la mejor manera que pudo contra las hermosas faldas de la Resinera, en Arenas del Rey. Salió por su propio pie, aunque herido. Y ahora, inmovilizado en la cama del hospital, sigue diciendo: “¡Vamos allá!”.

Qué gran pericia la de este hombre que ya ha salvado la vida dos veces más, una tras caer al Mediterráneo y lograr salir de una cabina sumergida…

 

…es un ejemplo de superación, de arrojo, de valor. Él niega ser un héroe porque es un verdadero héroe. Pero no es un héroe por haberse salvado de aparatosos accidentes. Lo es por su forma de pensar… “No he estado a punto de morir, mis heridas sanarán, no soy un héroe, sino simplemente una persona que ante los obstáculos sigue adelante”…

 

…Dejemos el miedo para los políticos y los agoreros, y quedémonos con el ensalmo de Juan Carlos: ¡Vamos allá! Para quien sigue adelante, no hay problema que no quede lejos ni meta que no pueda alcanzar.

Puerta Real - ¡Vamos allá!

¡Gracias Juan Carlos por tu ejemplo y Gregorio por demostrarnos que siempre hay algo bueno que contar!

Te recomiendo que leas la historia completa en el Blog Lo Real Invisible.