Una joven investigadora española, que podría continuar investigando en nuestro país.El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Fundación CSIC presentaron el pasado lunes el programa ‘ComFuturo‘, una iniciativa que supone la alianza del CSIC con destacadas empresas del país para retener en el sistema español de ciencia y tecnología a los jóvenes investigadores «más brillantes».

En concreto, el acuerdo es que los proyectos, seleccionados por un riguroso proceso de evaluación, sean financiados con 150.000 euros por la empresas durante los próximos tres años. Por su parte, el CSIC cede sus laboratorios para que los investigadores puedan trabajar con los medios necesarios.

El presidente del organismo, Emilio Lora-Tamayo, ha explicado que esos 150.000 euros incluyen el salario del científico (un 70-72% del presupuesto), más una cantidad que corresponde a los gastos corrientes mínimos que tiene un investigador (24%), más los gastos de gestión (3-4%). Además, ha apuntado que al ser proyectos «novedosos y competitivos» cuentan con que si se presenta a alguna convocatorias «también podrá sumar otro tipo de subvención. Este programa debe contribuir a reducir los abandonos forzados del sistema científico público por parte de excelentes doctores jóvenes, con acreditadas cualidades para desarrollar proyectos de impacto y elevada aplicabilidad. Gracias a la ayuda del sector empresarial podrá darse continuidad a extraordinarias carreras científicas, que corremos el riesgo de perder», ha destacado.

Esta iniciativa comienza con dos empresas que ya se han comprometido a integrarse en ‘Comfuturo’ antes de su presentación oficial: Banco Santander financiara cinco contratos y Aquology sufragará uno. Al acto del CSIC acudieron también representantes de más de medio centenar de corporaciones de diferentes sectores interesadas en el proyecto.

Lora-Tamayo ha explicado que esta iniciativa nace tras «la constatación de los problemas de financiación, tanto del sistema público, como del CSIC» y ante la «preocupación por la situación de los jóvenes españoles que, en muchos casos, abandonan la carrera o se marchan cuando ya tienen una formación: cuando son doctores o recién licenciados». Ante esta situación, el CSIC quería ‘premiar’ a los jóvenes científicos que, a su juicio, son «los que hacen las mejores y mayores contribuciones». «España está perdiendo por ahí una fuerza muy importante», ha apuntado el presidente del CSIC, quien ha añadido que hay que «evitar perder» a estos «jóvenes emprendedores que son clave para afianzar el presente y para el futuro».

Fuente: FAD.