La construcción del telescopio espacial James Webb avanza paso a paso.

La construcción del telescopio espacial James Webb, llamado a ser el sustituto del telescopio espacial Hubble y principal observatorio espacial de los próximos años, continúa paso a paso hacia su lanzamiento en 2018.

20160210-1-1

Su espejo principal, que está compuesto por 18 hexágonos, ya ha sido ensamblado según han confirmado los responsables de este proyecto internacional integrado por la NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Canadiense del Espacio (CSA).

El espejo cuenta con una superficie colectora de luz de 6,5 metros, muy por encima de los 2,4 metros de diámetro de su predecesor, el telescopio espacial Hubble, y del telescopio espacial más grande hasta la fecha, el Herschel (ESA), con un espejo de 3.5m.

En concreto, el telescopio incorpora cuatro instrumentos para la toma de datos e imagen directa, que cubren tanto luz visible como infrarroja.

20160210-1-2

“El telescopio James Webb será una herramienta innovadora para el estudio del sistema solar y llevará la ciencia planetaria a un nuevo nivel”, ha apuntado Stefanie Milam, investigadora principal para ciencia planetaria del James Webb en el centro espacial de vuelo Goddard (NASA).

Asimismo, junto al sistema solar, el telescopio James Webb también estudiará las distintas etapas de la historia del universo, desde lo más distante y cercano a los primeros destellos tras el Big Bang.

La participación española también está presente en este proyecto internacional. Desde el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), un grupo de astrónomos ha colaborado en el planteamiento de los objetivos científicos del James Webb.

Hemos conocido esta interesante noticia a través de la agencia Sinc. No dudes en visitar su página web para ampliar información.