Hace unos días publicamos una noticia en Cuentamealgobueno sobre unos cuñados neozelandeses que iniciaron una campaña de crowdfunding para comprar una playa paradisíaca, que pertenecía a un multimillonario, con el fin de convertirla en un lugar público, de forma que sus paisanos pudieran disfrutarla.

20160225-3

La buena noticia es que finalmente han conseguido comprarla, ya que su oferta, respaldada por los miles de personas que participaron en la campaña, fue la más elevada de las cien que había encima de la mesa.

Así, estos cuñados han anunciado que, tras la compra de esta parcela de 18 acres cerca del Parque Nacional de Abel Tasman, la han cedido al Departamento de Conservación de Nueva Zelanda, pasando así a dominio público.

El precio de venta era de 2 millones de dólares, pero cerca de 40.000 personas donaron más de 2,3 millones, incluyendo al mismo gobierno de Nueva Zelanda que contribuyó con 350.000 dólares a la causa.

Estas dos personas han dado una lección a todo el mundo de que realmente es posible conseguir grandes logros gracias a la unión de personas, como tú y como yo, con un fin positivo para todos.

Fuente: Radio Live.