Blondie, “el tiburón que pide ser acariciado”.

El animal busca cada día al buzo para que lo acaricie.

Desde el último año más o menos, algo fascinante ha estado ocurriendo en las aguas frente a la costa de Jupiter, Florida (Estados Unidos)

20160512-3-1

Allí, el guía de submarinismo Randy Jordan ha forjado una amistad con un grupo local de tiburones, aunque una hembra en particular, a la que han bautizado como “Blondie” ha causado más perplejidad que el resto.

Cada día, Jordan, es recibido por ésta tiburón limón de más dos metros de largo «Me reconoce tan pronto como entre en el agua y nada hacia mí. Casi parece como si estuviera sonriendo. No quiere comida, sólo quiere ser acariciada».

20160512-3-3

Y «si no le prestas la atención que demanda», prosigue el buzo, «se dirige y se choca contigo hasta que la atiendes. Sencillamente así es, es extraño», una de esas cosas que tienes que ver para creer:

Blondie no el único tiburón que éste submarinista ve que parezca disfrutar de un masaje en la cabeza, pero es la más más insistente.

Aunque la explicación de este tipo de comportamiento no está del todo clara, Jordan tiene una teoría: «No soy un científico, pero sé que los tiburones tienen un centro nervioso bajo su hocico y, cuando se estimula, los pone en un estado semi-catatónico», dice. «Creo que disfrutan de la misma manera un gato disfruta de ser acariciado».

20160512-3-2

«Si la gente supiera lo poco agresivos que realmente son los tiburones como especie, perderían el estigma que recibieron con la película “Tiburón”. Cuando la gente vea esto, comenzarán a quererlos». dijo Jordan. «Los seres humanos matamos cien millones de tiburones al año, así que es importante que la gente cambie su forma de pensar acerca de ellos».

Aunque puede que nunca sepamos a ciencia cierta lo que motiva a Blondie para buscar su dosis de caricia diaria, la interacción pacífica que comparten ambos, tiburón y ser humano, es más que suficiente para replantearnos nuestras opiniones, prejuicios y sentimientos hacia los tiburones en general.

 

La buena noticia la hemos encontrado en The Dodo.