El búho GiGi se funde en un abrazo con su cuidador.

En Misisipi, Estados Unidos, un coche atropelló a un búho provocándole una grave lesión en la cabeza.

Cuando se encontraron al ave, pensaron que no podría recuperarse, pero no contaban con la bondad y paciencia de Doug Pojeky, presidente de la asociación en defensa de los animales Wild at Heart Rescue de Misisipi.

Doug tenía plena esperanza en que el búho se recuperara del trauma, por lo que se dedicó a cuidar de su nuevo amigo “GiGi”, que fue como le bautizaron en el centro.

20160608-2-2-buho-abraza-hombre-rescato

Allí, Doug le trató las heridas y cuidó de él durante varios días, hasta que llegó un momento en que el cuidador tuvo que dejar por un periodo el centro. El búho cayó entonces en un estado de depresión, cuentan en este centro animal, hasta que regresó su salvador.

Entonces fue cuando el cariñoso búho recuperó su alegría, se dirigió a Doug y apoyó su cabeza en el hombro derecho del cuidador, envolviéndolo con sus alas en un conmovedor abrazo creando una tierna estampa que recogieron con las cámaras:

20160608-2-1-buho-abraza-hombre-rescato

«Se me llenan los ojos de lágrimas cuando lo veo interactuar con estas aves» manifestó Missy Dubuisson, directora y fundadora del centro. «Sin duda lo conocen y confían en él. Se les ve la confianza en su cara».

https://www.youtube.com/watch?v=0AeOYL0GZd0

Desde entonces, a Doug Pojeky ya le llaman “el encantador de rapaces” [“bird of prey whisperer”] y no es para menos.

La buena noticia la hemos encontrado en The Dodo.