Salvado en el último instante.

Un hombre decidió poner fin a su vida el primer día de septiembre y para ello eligió nada más y nada menos que tirarse desde el emblemático edificio del “Tío Pepe” en la Puerta del Sol de Madrid.

20160907-1-bombero-rescate-puerta-sol-madrid

El suicida, de 37 años de edad y nacionalidad rumana, había sido varias veces detenido por hurto y presentaba un elevado estado de embriaguez, según informó la Policía Nacional, que pudo captar con su helicóptero el momento del rescate.

En las imágenes se observa como el hombre, que se encuentra bajo el famoso cartel de Tío Pepe, en la Puerta de Sol, decide saltar, pero justo en el momento en que decide tirarse, uno de los bomberos se acerca a él jugándose la vida y le aplica una arriesgada maniobra de rescate, practicándolo lo que parece ser una llave de Judo o Muay Thai, con la que logra inmovilizar al hombre con sus piernas y evitar así que se lanzará al vacío.

Las personas que se encontraba en la parte de abajo del edificio siguieron minuto a minuto el rescate con el corazón en un puño hasta que pasó el peligro, rompiendo en un mar de aplausos y ovación hacia los bomberos.

El suicida fue tras ello reducido, detenido y llevado a comisaría.