The Last Pig (El último cerdo)

Pasó de sacrificar decenas de cerdos a hacerse vegano.

La buena historia que traemos este fin de semana la hemos conocido gracias a nuestros amigos de Igualdad Animal, que han compartido una maravillosa transformación personal, la que vivió “el granjero Bob“, un hombre que pasó de criar cerdos para su posterior sacrificio a liberarlos y hacerse vegano tras comprender a los magníficos animales que son.

20161008-1-granjero-cierra-granja-amor-cerdos-01

Bob Comis, el granjero neoyorquino convertido en embajador de los animales, fue encontrando su trabajo cada vez más difícil. Se dio cuenta de que le encantaba pasar tiempo con sus cerdos. Les ponía nombres, les observaba mientras buscaban raíces entre los árboles y, a su vez, ellos le observaban a él con su inteligente y apacible mirada. Los cerdos le seguían y buscaban sus caricias.

20161008-1-granjero-cierra-granja-amor-cerdos-04

Hasta que un buen día, Comis tomó una decisión: cerrar su negocio y enviar a los cerdos que quedaban a refugios para animales de granja. En una entrevista concedida a la revista “ecorazzi“, Bob explicaba cuál fue el punto de inflexión que le hizo pensar “Ya no quiero seguir con esto”:

«El punto de inflexión fue muy repentino… fue la culminación de lo que llamo una “serie de crisis de conciencia” de los más de diez años que estuve criando cerdos. De vez en cuando ponía en duda lo que estaba haciendo y evaluaba si lo estaba haciendo bien. Y siempre me respondía a mi mismo que sí, que estaba bien. Hasta que un día, el 27 de enero de 2014, salí a cuidar a los cerdos y tuve una muy intensa experiencia sobre que los cerdos no eran para nada “cosas”. Se habían convertido en seres y seres en el sentido más rico y profundo del término. Eran sagrados y la idea de seguir criándolos para su sacrificio simplemente ya no se tenía sentido. Fue una experiencia muy profunda».

20161008-1-granjero-cierra-granja-amor-cerdos-02

Su historia está siendo convertida en un documental, titulado The Last Pig (El último cerdo).

Un hombre arrepentido de su pasado pero con una nueva vida…

Comis no solo cerró su granja a las afueras de Albany (Nueva York), sino que decidió dar un vuelco a su alimentación: «mi experiencia con mis cerdos fue tan profunda e intensa que decidí no comer carne nunca más. Ser vegano se ha convertido en una parte central de mí».

Bob se arrepiente profundamente de sus acciones, pues durante sus diez años como granjero, llegó a enviar al matadero a más de 2.000 cerdos: «estoy atormentado por mis recuerdos, como fantasmas, de 2.000 cerdos», afirmaba en el periódico The Huffington Post, en la que contaba sus experiencias como granjero.

20161008-1-granjero-cierra-granja-amor-cerdos-03

Un ejemplo de respeto y amor a los animales que nos muestra que nada es imposible cuando somos capaces de entender la mirada de los animales destinados a alimentación. Comis lo sabe bien y piensa en ello en su nueva granja, esta vez dedicada a cultivar verduras y hortalizas, con la conciencia tranquila.

Conoce más sobre la historia de Bob en http://www.thelastpig.com/.


Esta buena historia ha sido amadrinada por:

Mally C. Blanco de Vizcaya – http://www.terapiahipnosis.com.

¿Y tú, quieres convertirte en padrino de noticias positivas y buenas historias como esta?…

¡Apadrina una Buena Noticia!