Buenas noticias para los europeos concienciados con llevar una alimentación saludable, Alemania ha decidido prohibir por ley el cultivo de alimentos transgénicos.

20161110-alemania-prohibe-cultivos-transgenicos-02

La medida la ha tomado el ejecutvo germano en el marco de la nueva reglamentación europea sobre transgénicos, la Directiva (UE) 2015/412, aprobada el año pasado y que permite desde entonces que cada estado miembro de la UE que así lo desee, pueda prohibir el cultivo de transgénicos.

¿Ironías de la vida? Así lo parece, pues precisamente Alemania es el pais de origen de Bayer, la multinacional farmacéutica que hace unos meses compró a Montsanto, el mayor fabricante de transgénicos, pero cuyos “productos” no podrá cultivar en territorio alemán.

20161110-alemania-prohibe-cultivos-transgenicos-01

Con la reforma de la legislación europea sobre el cultivo de OGM llevada a cabo el año pasado, se desbloqueó un asunto que llevaba cuatro años enquistado por los desacuerdos entre los Estados pro y anti transgénicos.

De un lado, once países de la UE (Austria, Croacia, Francia, Grecia, Hungría, Letonia, Lituania, los Países Bajos, Polonia, Alemania y Chipre) y cuatro administraciones regionales (Valonia, Bélgica y Escocia, Gales e Irlanda del Norte, en el Reino Unido) notificaron formalmente a la Comisión su intención de prohibir los cultivos transgénicos bajo las nuevas normas de la UE. Bulgaria, Dinamarca, Italia y Eslovenia lo hicieron por su parte más tarde, junto con otras tres administraciones regionales (Escocia, Gales e Irlanda del Norte)

En el otro bando, se encuentran, entre otros países Inglaterra y España, países que están “oficialmente” a favor de los transgénicos, aunque como sabemos, las voces internas de los ciudadanos no tienen por qué coincidir con las posturas de sus gobernantes, como puede ser el caso español.

El hecho es que los países que están en contra de los cultivos transgénicos representan el 65% de la población de la UE y el 66,2% de su superficie agrícola.

 

Crédito fotos: Greenpeace.