Artista transforma desechos plásticos en esculturas de arte.

La protagonista de la siguiente historia es Prasopsuk Lerdviriyapiti, más conocida como “Pom”, una artista tailandesa que transforma las botellas de plástico y otros tipos de desechos en verdaderas obras de arte. Su propósito es concienciar sobre la contaminación.

“Cuando llega la temporada baja, bajo a la playa a recoger la basura; por la mañana es cuando hay más basura en la arena”, explica la artista, que dirige una galería de arte en la isla de Phuket, en el mar de Andamán. “Es muy triste, cada año hay más basura”, comenta Pom, que además advierte que el actual modelo de sociedad consumista aumenta los residuos en el agua.

“Es un problema que no solo afecta a cada gobierno en particular sino que tiene una dimensión internacional. Al mismo tiempo, cada uno tiene que empezar por sí mismo a consumir menos productos desechables”.

En estos días, Pom exhibe una muestra artística con plásticos y residuos para la campaña “Corazón para el océano: libérate del plástico” de la ONG Greenpeace en el Centro de Arte y Cultura de Bangkok. Para este proyecto, la artista ha contado con la ayuda de setenta voluntarios de Greenpeace que a lo largo de dos meses han recogido desechos en las playas de distintos lugares de Tailandia.

Fue tras el tsunami que devastó el sudeste asiático en 2004, cuando la artista comenzó a realizar estas esculturas con plásticos y otros materiales. Pom observó que aquellas olas gigantes dejaron una cantidad ingente de desechos y entonces se le ocurrió hacer esculturas que concienciasen al público sobre la contaminación marina.

Algunas de estas esculturas incluyen desde tortugas realizadas con restos de materiales de la construcción hasta pescados elaborados con piezas de metal, entre otras.

Fuente:

20 minutos