¿Y si las empresas trabajasen por un mundo mejor?

El jueves 23 de marzo, tras la presentación del NESI Forum en la sede de Triodos Bank Málaga a cargo de Silvia Montoya, tuvo lugar una mesa redonda en torno al papel de las empresas en nuestra sociedad: «¿y si trabajasen por un mundo mejor?».

El debate fue dirigido por Ginés Haro Pastor, emprendedor social, fundador de Movimiento Idun y de EmprendedorSocial.org y en él participaron Enrique De Hoyos, presidente de AJE Málaga, María Macías, Directora de Triodos Bank Málaga, Begoña Carramolino, de la Asociación Andaluza de Centros de Enseñanza de la Economía Social (ACES-andalucía) y Salvador Moret, como representante de la Federación Andaluza de Empresas Cooperativas de Trabajo (Faecta)

Salvador arrancó el debate anunciando vientos de cambio«la economía ha cambiado, es renovarse o morir. El cambio sopla con vientos éticos y sociales. Las empresas de capital ya no valen, la sociedad no entiende de empresas sin valores y éstas han de apostar por las personas, aunque sea sólo desde el punto de vista comercial» y tras ello expuso por qué las cooperativas son un ejemplo de modelo de empresas que están orientadas, por propia definición, hacia una economía con valores, haciendo especial mención a las “cooperativas de impulso empresarial” en Andalucía.

Begoña, profesora y economista, exponía por su parte la necesidad de «cambiar aspectos del negocio tradicional en nuestro país, como el presentismo. La productividad en España es mucho más baja que en otros países del entorno europeo, sin embargo somos el país de Europa en la que los trabajadores dedican más tiempo a la jornada laboral». La representante de ACES-Andalucía también aprovechó su intervención para reclamar la igualdad salarial entre el hombre y la mujer y la necesidad de recortar en mandos en las empresas y organismos.

María Macías, a quien pudimos entrevistar para Cuentamealgobueno en diciembre del año pasado, tras recordar que empresas que se dediquen a hacer un bien social, ecológico o cultural pueden ser sostenibles, expuso algunos de los retos a los que se tiene que enfrentar un banco ético como Triodos Bank, como los costes, la regulación o la relación entre el valor y el precio.

En contraposición a lo expuesto por Salvador, Enrique sostuvo que «los valores no están en la forma jurídica, sino en las personas. La ecuación ya no es capital Vs Mano de Obra. La ecuación ahora es Talento + Esfuerzo = Resultados. El talento ha vencido al capital»; a continuación recordó que hacer una empresa no es lo mismo que hacer un negocio «para que la empresa prevalezca debe tener una misión social».

Ginés recordó que la inversión en proyectos sociales ha aumentando en un 30% en los últimos años, aunque Begoña se mostraba pesimista al respecto, puesto que en base a su experiencia, los alumnos del instituto en el que imparte clases de economía «lo que buscan es precio, les da igual lo demás. Se evoluciona, sí , pero lento. Hace falta ciudadanos con valores». A este respecto, Silvia Montoya, aportó otra visión más positiva sobre la juventud, «a la que hay que escuchar y de la que también tenemos que aprender».

Sobre la mesa se planteó la cuestión de si en el futuro se trabajará tan sólo media jornada y se perderán derechos sociales, ante lo que Salvador cree que para evitar «hay que buscar otra forma de trabajar, tanto los ciudadanos como a nivel gubernamental». Ginés por su parte insistió en que «la economía debe ir acompañada de valores, por eso se llama “economía social”».


Y tú, ¿qué papel crees que deben desempeñar las empresas para mejorar la sociedad?