Kathrine Switzer.

Un ejemplo de lucha por la igualdad de la mujer.

Hay historias de superación como la de Kathrine Switzer y su histórico dorsal 261 que marcan un antes y un después en la historia y avance de la humanidad.

Switzer decidió en el año 1967 hacer algo que hasta ese momento era impensable para una mujer: correr una maratón. Esta prueba deportiva, hasta esta fecha, estaba, como tantas otras cosas en aquel momento, restringida para los hombres.

Con veinte años de edad, decidió hacer frente a esta absurda restricción y para ello, haciéndose pasar por un chico con las iniciales “KV”, Switzer logró inscribirse y tomar posición en la línea de salida con su mítico dorsal 261 y el pelo recogido.

Así, tras el pistoletazo de salida, Kathrine empezó la carrera sin que nadie se percatara de su presencia; conforme fue avanzando en la misma, poco a poco, su largo pelo fue soltándose, hasta el punto en el que quedó totalmente al descubierto y sí, ya no cabía duda: una mujer estaba corriendo entre los hombres.

Intentaron apartarla de la carrera… pero no lo consiguieron.

De este hecho del que se dio cuenta el co-director del evento, Jock Semple, quien se abalanzó sobre ella como perro de presa para tratar de detenerla mientras le gritaba: «¡Sal de mi carrera y devuélveme el dorsal!».

Afortunadamente, no lo logró, la deportista fue protegida por su novio y otros corredores, que no sólo evitaron que la expulsaran, sino que la escoltaron hasta la meta, impidiendo así que la atleta fuera retirada de la competición.

El momento en el que Semple trató de apartarla quedó inmortalizado en una fotografía que se ha convertido en un icono de la igualdad de la mujer:

"<yoastmark

«Lo que fue un dramático incidente hace 50 años cuando el co-director de la carrera enojado Jock Semple trató de retirarme de la carrera por ser una chica, se convirtió en un momento histórico para mí y para las corredoras en todo el mundo», explicaba Switzer recientemente en un comunicado emitido por la Boston Athletic Association (BAA), la misma organización que en su día trató de detenerla.

«El resultado fue nada menos que una revolución social, ahora hay más mujeres corredoras en Estados Unidos que hombres», continuaba Switzer tras anunciar sus planes para correr en 2017 junto con otras 13.697 inscritas.

Vida deportiva y de defensa de los derechos de las mujeres.

Desde entonces, Kathrine continuó su carrera deportiva, participando en cuarenta maratones y siendo ganadora en varias de ellas, como la maratón de Nueva York en 1974.

Kathrine Switzer cruzando la línea de llegada de la Maratón de Nueva York como ganadora en el año 1974.

Kathrine Switzer cruzando la línea de llegada de la Maratón de Nueva York como ganadora en el año 1974.

También quedó segunda en la maratón de Boston de 1975, donde logró su mejor marca con un tiempo de 2 horas, 51 minutos y 37 segundos.

La atleta ha escrito varios libros, como “Marathon Woman”, “26.2 Marathon Stories” o “Running and Walking for Women Over 40”, ha sido galardonada con un premio Emmy como comentarista de televisión y ha ganado un lugar en el salón de la fama de mujeres nacionales de EEUU por crear un cambio social positivo.

La BAA retira el dorsal 261 de la prueba en su honor.

50 años después, Kathrine ha vuelto a correr la maratón, esta vez sin miedo a que la empujen o insulten, todo lo contrario, ahora ha sido la estrella de la misma, dándose un baño de ovaciones y aplausos y finalizando con un excelente tiempo de 4 horas, 44 minutos y 31 segundos, lo que la situó como la octava clasificada en su rango de edad.

La Asociación Atlética de Boston ha anunciado, después de que lograra con éxito terminar la 121ª Maratón de Boston este año, que retira el dorsal número 261 en homenaje a Kathrine Switzer.

Es la segunda vez que los organizadores de la carrera han retirado un número de dorsal en su historia, el primero fue el número 61 en honor del histórico maratoniano Johnny Kelley, quien llegó a ser olímpico y continuó corriendo en esta prueba hasta que alcanzó los setenta años.

261® Fearless.

Kathrine ha cambiado para siempre el rostro del deporte, luchando por la igualdad de oportunidades para mujeres y hombres en todo el mundo, algo que ha plasmado en la organización sin ánimo de lucro que ha fundado: 261® Fearless.

Esta organización se ha convertido en una comunidad global de apoyo que «permite a mujeres conectarse y tomar el control de sus vidas a través de la libertad ganada por la carrera». A través de una serie de clubes no competitivos y canales de comunicación privados, ofrece conexión en red, apoyo y educación en salud y una hermandad para mujeres de todo el mundo.

La misión de 261 Fearless es «reunir a mujeres corredoras de todo el mundo a través de una comunidad de apoyo social, permitiendo que mujeres sin miedo transmitan la fuerza ganada en las carreras a otras que también están afrentando desafíos y provocando una revolución de empoderamiento».

Más información sobre la atleta en:


Esta buena noticia ha ha sido amadrinada por:

Matilde de Torres Villagrá de Málaga – “Desde el vacio”.

¿Y tú, quieres convertirte en madrina o padrino de buenas noticias?…

» ¡Apadrina una Buena Noticia de Cuentamealgobueno.com! «