El Yara Birkeland que así se llama, transportará fertilizantes y recorrerá 22 kilómetros desde la planta en la que se producen los químicos hasta el puerto de Lavrik (Noruega)

No podía hacerse esperar mucho más. Después de salir al mercado coches eléctricos era cuestión de tiempo que los demás medios de transporte se sumaran a esta iniciativa ecológica. Así, las compañías noruegas Yara International y Kongsberg Gruppen, han revelado su actual proyecto que se basa en un barco sin marineros, 100% autónomo y eléctrico.

BUQUE ELECTRICO

El Yara Birkeland, conocido ya como “el Tesla de los mares”, cuesta tres veces más que los actuales (en torno a 25 millones de dolares) aunque la compañía asegura que, gracias al ahorro en combustible y de personal, los gastos se reducen al 90% a largo plazo. También defienden que será una forma eficaz de recortar las emisiones de CO2, uno de los objetivos que se planteó en el año 2016 la Organización Marítima Internacional (OMI) de cara a los próximos años.

¿Cuáles son sus prestaciones?

El buque con capacidad para 100 contenedores, reemplazará la tradicional tripulación por cámaras, GPS, radar y sensores que analizan la ruta y el entorno presentando alternativas en caso de ser necesarias, como es el caso de cruzarse con otras embarcaciones. Con todas estas características, se estima que podría reemplazar 40.000 trayectos de camiones que actualmente transportan fertilizantes en la zona urbana del sur de Noruega.

BUQUE ELECTRICO

Según el proyecto publicado, el Birkeland debería estar en el agua realizando sus primeros trayectos en el año 2018. En esta fase inicial un técnico viajará a bordo por seguridad y para obedecer a la regulación marítima, ya que la OMI prohíbe que los barcos naveguen sin tripulación alguna,  aunque su portavoz, Natasha Brown, ha declarado que la institución está revisando ese requisito.

En el año 2019 se comenzarán a realizar operaciones remotas . Tres centros monitorizarán los movimientos a distancia,“será algo así como volar un dron desde un centro de mando”, explicó el director ejecutivo de Kongsberg, Geir Haoy. Se espera que el buque viaje de forma totalmente autónoma en el año 2020.

Aunque en principio la idea es realizar rutas cortas, su objetivo es invertir en barcos más grandes para abarcar travesías más largas y llegar a realizar la ruta de Holanda a Brasil.

 

Fuente: wwwhatsnew.com.