El cambio drástico que ha sufrido el mundo debido a la pandemia del COVID-19 ha afectado a los sectores más importantes de la sociedad. Y, aunque resulta en una evolución, muchos han tenido que ajustarse abruptamente a nuevos esquemas para los que quizá no estaban preparados, como es el caso de los docentes.

Muchos colegios y universidades han tenido que empezar a enseñar a distancia, por lo que si estás interesado en el mundo de la educación descubre el Máster en profesorado a distancia de la VIU. Los cursos online son una de las alternativas que actualmente ofrecen como opción para continuar la preparación profesional desde casa.

El modelo educativo ha sufrido una transición que no es del todo nueva, pero lo que si ha resultado abrupta ha sido su implementación en diferentes instituciones que quizá no contaban con emplear la educación a distancia.

Si analizamos de cerca esta situación des del punto de vista de un profesor, podemos entender cómo se digieren estos cambios y conocer si realmente la efectividad de este modelo puede incrementar el impacto positivo en el arte de la enseñanza.

Recursos para educar a distancia

La educación presencial tiene sus detractores, aunque muchos se aferran a lo tradicional por lo que representa implementar un cambio tan repentino que no solo transforma el modo en que se transmite la información, sino que requiere de recursos que son necesarios para poder cumplir con la labor.

Una conexión a Internet, un dispositivo móvil, un portátil u ordenador son algunos de los primeros recursos que podríamos catalogar como herramientas para la enseñanza digital.

Por otra parte, existe un conocimiento necesario para poder utilizar esos equipos con una fluidez mucho más productiva que genere los resultados eficientes tanto para el profesor como para sus estudiantes.

Para quien nunca haya utilizado una red social o quizá no esté familiarizado con las videoconferencias, este cambio posiblemente haya resultado frustrante y difícil de manejar, aunque también hay que aceptar que es enriquecedor.

Cambiando libros por guías digitales

Los maestros de la “vieja escuela” han tenido que cambiar sus libros por guías digitales para esta nueva etapa. El almacenamiento de la información no requiere exclusivamente del papel, pues ha llegado el momento de que el potencial de los ordenadores y los Smartphones sea puesto a prueba para un objetivo mucho más útil para nuestra sociedad.

El mismo móvil que hasta hace algunos meses era un objeto para comunicarse o de entretenimiento en redes sociales ha pasado a convertirse en un objeto de trabajo para muchos. El ordenador vuelve a ser un recurso vital para poder buscar, sistematizar y estructurar guías de estudio o material de apoyo y esto se ha tenido que asimilar en tan solo unos pocos meses.

La educación a distancia a través de medios digitales ha demostrado con el tiempo la efectividad de sus dinámicas, pues el estudiante puede asimilar la información de una manera mucho más natural y sin fatiga y, adicionalmente, el profesor puede atacar cada caso de una manera más personalizada para obtener un mejor rendimiento de sus estudiantes.

El nuevo maestro debe estar actualizado sobre aplicaciones móviles, herramientas online y recursos digitales que puedan simplificar su labor, ya que la educación se posiciona como una alternativa bastante viable para afrontar situaciones de emergencia como las generadas por la crisis del COVID-19.

CAB/DR