• Personas con parálisis cerebral dan a conocer sus experiencias en el ámbito laboral.
  • El webinar donde expondrán sus testimonios tendrá lugar el miércoles 18 de noviembre.
  • Con él, pretenden animar a las empresas a contar con ellas en sus plantillas.

Este miércoles 18 de noviembre tendrá lugar un webinar, donde personas con parálisis cerebral darán a conocer sus experiencias en el ámbito laboral. De este modo, pretenden animar a las empresas a contar con ellas en sus plantillas. Igualmente, procuran promover su inclusión en entornos laborales abiertos y accesibles.

Actualmente una persona con esta discapacidad tiene una tasa de actividad del 35,2% mientras que el de la población general roza el 59%. Es por ello que surge este encuentro online, bajo el título ‘Apostando por el empleo en parálisis cerebral’.

El evento está organizado por Confederación Aspace y en él se presentará una guía para impulsar los servicios de integración sociolaboral en sus entidades. El objetivo de esta jornada es involucrar al tejido empresarial en la integración laboral de este colectivo. De esta forma, intentan dar a conocer los servicios que desde las diferentes entidades ofrecen para favorecer la incorporación de estas personas. Así, consiguen mostrar los beneficios de la integración, y cómo superar posibles dificultades en este tipo de experiencias, según explicó Aspace en una nota de prensa.

Facilitar el derecho al empleo

La jornada dará el pistoletazo de salida a la campaña ‘Tu apuesta segura, su oportunidad para toda la vida’. Con ella, pretenden fomentar la relación entre las entidades que forman parte de la Confederación Aspace y las empresas. Es así como procuran motivar la contratación de personas con parálisis cerebral.

En este sentido, desde la confederación recordaron que el artículo 27 de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad reconoce el derecho de estas personas a trabajar en igualdad de condiciones que el resto de la población. Por ello, apuestan por facilitar el derecho al empleo a todas las personas con parálisis cerebral y discapacidades afines.

En España actualmente viven 120.000 personas con esta pluridiscapacidad causada por una lesión en el cerebro producida antes de que su desarrollo y maduración sean completos, algo que puede ocurrir antes de nacer, en el momento del parto o tras el nacimiento, hasta los tres años. De esta manera, estas personas requieren adaptaciones muy diversas e individualizadas del puesto de trabajo y en ocasiones precisan de la figura del asistente personal para favorecer su autonomía.

Experiencias laborales de personas con parálisis cerebral

Isabel María Nieto tiene 45 años y participa en el programa de empleo con apoyo de Aspace Galicia. En el año 2013, tras formarse en competencias digitales, obtuvo el certificado de profesionalidad para desempeñar tareas de limpieza con prácticas en una empresa ordinaria. Esta experiencia le sirvió para decidirse a trabajar y le motivó a buscar un empleo. Fue así cuando en 2014 obtuvo su primer empleo en una empresa de limpieza de edificios, en la que estuvo cinco años, para después continuar su vida laboral en una lavandería.

Nieto explicó que en el inicio de este nuevo empleo se realizaron pequeñas adaptaciones en el carro con el que trabajaba y que, además, la preparadora laboral de Aspace le acompañó en sus primeros quince días de andadura, a jornada completa, para poco a poco ir retirando los apoyos. “Actualmente sigo trabajando en esta misma lavandería de una manera totalmente autónoma y estoy plenamente integrada en la plantilla. Me siento muy cómoda con mis compañeros y compañeras y con mis superiores también”, manifestó la trabajadora.

Por su parte, Antonio Moreno inició su actividad laboral en el año 1997 como conserje en Aspace Granada. Gracias a un convenio de la entidad con el Ayuntamiento de la ciudad en el 2005, se incorporó a la plantilla del consistorio local para ejercer las mismas funciones. Moreno explicó que “la profesional del servicio de empleo con apoyo estuvo unos días acompañándome y, ante el resultado positivo, me retiraron el apoyo, poco a poco, hasta quedar en un seguimiento periódico”.

Posteriormente, de 2008 a 2010, comenzó a trabajar como becario en el auditorio Manuel de Falla de Granada sin ninguna necesidad de apoyo. Tras este periodo, se le realizó un contrato indefinido, que además le permitió compatibilizar con su puesto de conserje en Aspace.

Fuente: Agencia Servimedia

CAB/AR