• Una niña australiana rescata a una cría de tiburón entre las rocas, y la devuelve al mar.
  • El momento fue difundido por la madre de la pequeña, a través de un vídeo en redes sociales.

La joven Billie Rea, una niña de apenas 11 años, no dudó un segundo en salvar la vida de un bebé de tiburón, que se encontraba atrapado entre rocas.

Este suceso positivo, tuvo lugar en la ciudad australiana de Hobart. Cuando la niña, bajo la supervisión de su madre, se encontró con la cría encallada, acudió a su auxilio y la tomó entre sus manos. Poco después, la liberó de nuevo en el mar, para que pudiera volver a nadar libremente.

Una niña que salvó a un tiburón gracias a su amor por los animales

A través de este vídeo publicado en redes sociales por la madre de nuestra heroína, Abby Gilbert, puede verse con más detalle el momento del rescate. En él, Billie coge en brazos al pequeño tiburón, mientras le dice con delicadeza: “vamos, cariño”.

Más adelante, la pequeña se fue abriendo paso entre las rocas para así devolver al animal al mar, que se alejó rápidamente de la zona donde había quedado atrapado. De fondo, se escucha a la madre de la niña felicitándole por su gran pericia: “¡Buen trabajo!”

Niña tiburón 2

Instantáneas de Billie Rea rescatando al tiburón

Junto al vídeo, un texto completa la historia, recalcando la pasión que siente la pequeña por los animales: “Billie tiene una innegable conexión con los animales. Hablamos sobre cómo puede ‘leer’ su energía. A sus 11 años, ya es una rescatadora nativa de animales salvajes gracias a la guía de uno de sus profesores”.

Igualmente, Abby Gilbert afirmó en una entrevista organizada en televisión: “En cuanto lo vimos, supe lo que era y que no podía hacerle daño”. “Observamos cómo se alejaba nadando y esperamos hasta que se perdió de vista. Fue un momento bonito”.

Segun cuenta la madre, Billy tiene un corazón enorme, y es muy sensible con la naturaleza. Su compromiso con el medioambiente le ha llevado incluso, en alguna que otra ocasión, a acoger animales desamparados en casa, y a cuidarlos y alimentarlos.

Fuente: masverdedigital

CAB/AR