Proclamado el 20 de marzo por la ONU.

Felicidad (1)La Asamblea General de la ONU proclamó el jueves pasado que el día 20 de marzo de cada año sea el Día Internacional de la Felicidad, una celebración con la que pretende recordar cada año que la búsqueda de la felicidad es “un objetivo humano fundamental”.

La coalición que ha impulsado esta medida ha sido liderada por el Dr. Hamid Al-Bayati, Representante Permanente de Iraq en las Naciones Unidas. El plenario de Naciones Unidas aprobó por consenso una resolución en la que ha establecido ese nuevo día mundial para celebrar que “la felicidad y el bienestar son objetivos y aspiraciones universales en la vida de los seres humanos de todo el mundo”, algo que deben reconocer ahora los Estados miembros en sus políticas.

Según el texto, presentado por el presidente de la Asamblea General, el catarí Abdulaziz al Naser, es importante que la felicidad y el bienestar guíen “los objetivos de las políticas públicas” de los países.

La resolución reconoce, además, la necesidad de que se aplique al crecimiento económico un enfoque “más incluyente, equitativo y equilibrado” que promueva el desarrollo sostenible, la erradicación de la pobreza, la felicidad y el bienestar de todos los pueblos.

El 20 de marzo no ha sido escogido por casualidad.

En esta fecha, cada año sucede un fenómeno universal: el sol se encuentra en el mismo plano que el ecuador de la tierra, de tal forma que el día dura igual que la noche, creando un equilibrio en los sistemas de coordenadas. Es el equinoccio de primavera, que unos años tiene lugar el 20 y otros el 21.

Además, invita a los Estados, agencias de la ONU y organizaciones internacionales y regionales, así como a la sociedad civil, a celebrar de manera apropiada el Día Internacional de la Felicidad, mediante actividades educativas y de concienciación, conexión y sensibilización global.

En julio de 2011 la Asamblea General reconoció, a petición de Bután, que la búsqueda de la felicidad es “un objetivo humano fundamental”. Bután es el país más feliz de Asia y el octavo del mundo, según Business Week, y su iniciativa en favor de celebrar la felicidad ha logrado un respaldo unánime en la ONU.