Un galgo abandonado protege y guía a su hermana ciega hasta que son rescatados.

La conmovedora historia de Pisper y Blinder es de las que nos demuestran que los animales también tienen sentimientos muy nobles y compasivos. Se trata de dos cachorros galgo, macho y hembra, que han sido recuperados por la protectora El Refugio en Navalcarnero, Madrid.

20151207-2-1

Un grupo de mujeres víctimas de malos tratos, que residen en una casa de acogida de esta localidad madrileña, fueron las que dieron el aviso a la protectora. Habían visto a los dos perros merodeando por los alrededores. El perro no se separaba en ningún momento de su hermana, a la que guiaba y protegía. Las mujeres se acercaron a proporcionarles comida y abrigo, fue entonces cuando se dieron cuenta de que la hembra tenía problemas de visión.

Miembros de la protectora El Refugio acudieron al rescate y los perros, que han sido bautizados como Pisper y Blinder, ya están recibiendo cuidados veterinarios. La buena noticia es que la afección visual de Blinder es de origen vírico, por lo que con el adecuado tratamiento, la perrita puede recuperar la visión. 

Según Nacho Paunero, presidente de El Refugio, “es completamente enternecedor que un perrito tan pequeño como Pisper haya comprendido que su hermana y él han sido abandonados, que ella no puede ver y que debe permanecer a su lado en todo momento para ser su guía y protección permanente. Hechos como éste nos recuerdan una vez más que los humanos tenemos muchísimo que aprender de los animales que conviven con nosotros en este planeta, y que merecen todo nuestro respeto y cariño, así como nuestra ayuda en cualquier situación que lo requieran.

La adopción de Pisper y Blinder se puede realizar a través de la página web de El Refugio.

Fuente:

20minutos