«Yo sé que van a morir».

La historia de Mohamed Bzeek.

El diario norteamericano “Hoy Los Ángeles”, daba a conocer una de esas historias que te ponen la piel de gallina y que nos hacen retomar la fe en el ser humano ante acciones tan nobles como las de Mohamed Bzeek.

Sí, existen buenas personas y Bzeek, un musulmán de 62 años de origen libio, tranquilo, devoto y residente en Asuza, es una de ellas, ya que desde hace más de veinte años se dedica a adoptar a niños que se encuentran en el sistema de adopción con enfermedades terminales del condado de Los Ángeles, Estados Unidos.

Mohamed sabe que los niños a los que adopta van a morir, pero los acepta de todos modos: son los más enfermos del extenso sistema de “cuidado de crianza” en esta región.

Mohamed Bzeek sostiene la mano de su hija de seis años de edad, que nació con una rara malformación cerebral y no puede ver, oír o hablar.

Mohamed Bzeek sostiene la mano de su hija de seis años de edad, que nació con una rara malformación cerebral y no puede ver, oír o hablar.

Así, Bzeek pasa largos días y noches sin dormir, cuidando por ejemplo a una niña de seis años de edad, postrada, con un raro defecto cerebral. La pequeña es ciega y sorda; tiene convulsiones a diario, y sus brazos y piernas están paralizados. Bzeeksólo quiere que la niña sepa que no está sola en esta vida. «Sé que no puede oír, ni ver, pero siempre hablo con ella», asegura para el diario hoy. «Siempre la sostengo en brazos, juego con ella, la toco. Ella tiene sentimientos, tiene un alma. Ella es un ser humano».

La vida de Mohamed está llena de casos como el de ésta pequeña y merece la pena leer la historia completa en “Hoy Los Ángeles“.


Esta buena noticia ha ha sido amadrinada por:

Rosa Mary de Torres de Las Palmas – http://www.somosuno.es.

¿Y tú, quieres convertirte en madrina o padrino de buenas noticias?…

» ¡Apadrina una Buena Noticia de Cuentamealgobueno.com! «