¿Te acuerdas cuando recogías los “cascos” que tenías en casa, los llevabas a la tienda y te daban por ellos unas pesetas? Esto que para muchos jóvenes de hoy en día les puede resultar tan extraño como que les hablen en mandarín, era hace un tiempo una realidad en el día a día de los españoles.

Se trata del retorno de envases, algo tan lógico y coherente como inusual hoy en día. ¿Por qué destruir los envases de vidrio, reciclarlos y volverlos a construir, cuando estos pueden reutilizarse una y otro vez? ¿cuántas toneladas de CO2 se dejarían de emitir al año? ¿cuánto dejaríamos de ensuciar con esta medida?

La buena noticia es que recientemente se ha aprobado una Proposición no de Ley (PNL) en el Congreso de los Diputados para implantar un sistema de retorno de envases, una medida cogida con buen agrado por las organizaciones que componen la plataforma Retorna.

Sistema de Depósitos similar al de la Comunitat Valenciana.

Así, el Congreso insta al Gobierno a solucionar el abandono de envases mediante un Sistema de Depósitos como el que va a implantar la Comunitat Valenciana a través de la PNL aprobada por la Comisión de Medio Ambiente.

La medida impulsa recuperar la devolución de latas y botellas a la tienda para acabar con los envases abandonados como una medida urgente y adicional de protección del medio ambiente.

Las organizaciones que forman parte de la plataforma Retorna felicitan al Congreso «por haber dado este gran paso hacia una gestión más eficaz de los residuos con su respaldo al sistema de retorno de envases».

La PNL contempla esta iniciativa como una medida urgente y adicional de protección del medio ambiente. En el texto, se pide al Gobierno que, siguiendo el ejemplo de la Comunitat Valenciana, estudie la implantación de un Sistema de Depósito para los envases de bebidas, una práctica que ya funciona en «40 países y regiones del mundo, entre ellos los más avanzados económica, social y medioambientalmente y que permitirá la transición hacia un modelo de economía circular que evite la contaminación y la suciedad en nuestro entorno».

Según la propuesta aprobada, esta iniciativa convertirá «los residuos en recursos de tal forma que se disminuya el consumo de materias primas y la emisión de gases de efecto invernadero, al mismo tiempo que se generen empleos ligados al sector de la economía verde».

Alodia Pérez, responsable del área de recursos naturales y residuos de la ONG Amigos de la Tierra, ha señalado: «una PNL de estas características es muy necesaria; más de la mitad de los residuos abandonados son latas y botellas que podrán recuperarse con este sistema. La votación demuestra el apoyo a las soluciones que proponemos las organizaciones ecologistas desde hace años, una apuesta segura para avanzar hacia el residuo cero».

Devolver el casco.

Esta PNL viene a refrendar los planes de la Comunitat Valenciana, que planea recuperar en breve el hábito de ‘devolver el casco’, vigente en España hasta los años 80. Esta práctica consiste en dejar un pequeño depósito de 10 céntimos al comprar aguas, refrescos, zumos y cervezas, los envases más consumidos y abandonados en el exterior, que se recupera cuando se devuelve la botella, lata o brick a la tienda.

El Sistema de Depósito funcionará de manera complementaria a la actual recogida en contenedores.

Las encuestas realizadas por la Generalitat Valenciana indican que el 95% de la ciudadanía aprueba esta medida para evitar el abandono de los envases en el entorno, mientras que la realidad de países y regiones como Alemania, Noruega, Suecia, Australia, Nueva York o California muestra la eficacia de esta práctica, con tasas de recuperación de estos envases que llegan hasta el 98.5%.

Acerca de Retorna.

Retorna es una iniciativa sin ánimo de lucro integrada por la industria del reciclado, ONG ambientales, sindicatos y asociaciones de consumidores.

Trabaja para mejorar el sistema actual de recogida de residuos de envases (contenedor amarillo y verde), que no reutiliza y recicla deficientemente.

Dentro de su objetivo de Residuo Cero y como primera etapa, Retorna busca reducir al máximo la generación de residuos implantando un Sistema de Retorno de Envases parecido al que usábamos cuando “devolvíamos el casco a la tienda”. Esta práctica funcionó en España hasta los años 80 y, actualmente, se aplica con éxito en más de 40 regiones del mundo como Australia, Alemania, países nórdicos, California o Nueva York entre otros.

El Sistema de Retorno promueve la reutilización, recicla nueve de cada 10 envases sin coste extra alguno para la administración central y con importantes ahorros para los entes autonómicos y locales y podría generar 14.000 nuevos puestos de trabajo en España.

Más información: http://www.retorna.org.