La ONG defensora de los derechos animales Igualdad Animal Igualdad Animal informa hoy de la decisión tomada por la cadena de supermercados ALDI España de comprometerse a dejar de vender huevos de gallinas enjauladas.

Consultada por esta ONG, la empresa ha confirmado su compromiso para dejar de vender huevos de código 3 en 2020, una medida que cambiará las condiciones de vida de 170.000 aves.

Así lo hemos podido comprobar en la Web de esta cadena, en su apartado de “Política Internacional de Compra sobre Bienestar Animal” dentro de su página de “somos responsables“, donde puede leerse: «ALDI España se ha comprometido a renunciar de aquí a 2020 a los huevos procedentes de gallinas criadas en jaulas (marcados con el código 3)».

Avanzando hacia la supresión del maltrato animal

«ALDI España está dando un paso importante hacia la mejora de las condiciones de los animales que sufren en las granjas industriales», declara Javier Moreno, cofundador y director internacional de Igualdad Animal.

Y añade: «El sistema de jaulas en la ganadería industrial es uno de los más crueles con los animales. Aunque libre de jaula no es libre de maltrato, es indispensable que las empresas respondan a las demandas crecientes de la ciudadanía y se comprometan a dejar de apoyar esta crueldad».

A este respecto, Igualdad Animal lanzó recientemente una campaña sobre el sistema de jaulas en granjas de gallinas en la industria del huevo en España, revelando imágenes nunca vistas de la industria (alertamos al lector de la crudeza de esas imágenes)

Respondiendo a una demanda de los consumidores

La decisión de esta cadena de supermercados es la última en unirse a más de 400 empresas a nivel mundial que ya se han comprometido a dejar de vender huevos de gallinas enjauladas, entre las que se encuentra también Huevos Guillén, el mayor productor de huevos de España y proveedor de Mercadona, que anunciaba en junio su compromiso de dejar de producir huevos provenientes de gallinas enjauladas para el año 2025.

Estos acuerdos son una clara respuesta a la creciente demanda de los consumidores para una mayor transparencia y mejor trato para los animales en el sistema alimentario.

Un nuevo paso para el respeto a los animales, que nosotros, como ciudadanos y consumidores, podemos respaldar y promover con gestos tan sencillos como añadir, en nuestro cesto de la compra, alimentos libres de maltrato animal.