El  fundador de la Economía Azul nos propone recuperar al niño que llevamos dentro para hacer un mundo mejor.

«Para tener una sociedad positiva hemos ser capaces de aceptar sorpresas y poner preguntas a las cuales no tenemos respuestas».

El empresario belga Gunter Pauli, fundador y Presidente de la Fundación ZERI (Zero Emissions Research and Initiatives) y creador de la Economía Azul, dedicó unas palabras para los lectores de Cuentamealgobueno el 19 de abril durante el NESI Forum de Málaga.

Pauli, lanzó el concepto de economía en un libro titulado con el mismo nombre“The Blue Economy”, que ha sido traducido a 30 idiomas y adoptado como documento propio por el Club de Roma. Además es asesor del Gobierno Japonés, de las Naciones Unidas y desde el año 2004 ha diseñado más de 150 proyectos y modelos de negocio.

Gunter nos invita a escuchar más a nuestro corazón que al cerebro y volver a ver la vida como un niño, lo que nos permitirá sorprendernos y sorprender cada día con ideas y soluciones que pueden parecer disparatadas, como por ej., pescar con burbujas igual que las ballenas, pero que para un niño es algo posible y factible.

Esta capacidad de sorprendernos debe ir acompañada de una mejora de nuestra ética como sociedad, dejando de ver como “normal”, volviendo al ejemplo de la pesca, cosas como matar a peces hembra que tienen huevos en su interior.

Su experiencia como miembro del Club de Roma le ha aportado una visión global del planeta, comprobando que vivimos en un mundo interconectado y enfoca dicha interconexión desde un punto de vista positivo, en cuanto a que siempre tenemos algo nuevo que descubrir.

Esa capacidad casi innata del ser humano por querer descubrir igual que los niños, es lo que para él nos lleva al concepto del humanismo, a poder conseguir una sociedad en la que el ser humano sea “más humano”.

Cuentamealgobueno: Pauli, ya que estás aquí en Málaga, queríamos aprovechar la oportunidad para que nos contaras algo bueno. La Economía Azul es un concepto que puede chocar un poco, ¿puedes hablarnos más de ella?

Tenemos que despertar otra vez el niño en nosotros
Gunter Pauli: «Cuando nosotros miramos la Tierra, nuestro mundo, desde el Universo, es una “bolita chiquita” azul que tiene una mancha verde, una mancha blanca, pero que al final del día es muy azul y yo me pregunto siempre, si nosotros pudiéramos mirar este mundo azul pasando por los ojos de nuestros hijos, ¿qué tipo de decisiones vamos a tomar nosotros?

Y claro que la decisión que tomaríamos es completamente diferente que las decisiones que tomamos cuando tenemos un “Business Plan” con una renta del 30%, es decir, que nosotros cambiamos completamente a condición que tenemos una mirada diferente: la mirada del futuro, no la mirada del dinero.

Esto me ha permitido tomar una serie decisiones, buenas o malas, para identificar realmente lo que es posible. La fuerza de mirar una realidad pasando por los ojos de los niños (y si son tuyos aún mejor) es que el niño nunca hace una distinción entre fantasía y realidad: todo es realidad.

Por eso nosotros podemos enfocarnos en tomar una serie decisiones que para mucha gente parece fantasía, pero ya son realidad y, aunque yo intento de explicar alguna de nuestras iniciativas, la gente dice que no es posible, ¡aunque ya ha sido hecho!

Esta es la dinámica que necesitamos en nuestra sociedad: nosotros tenemos que despertar otra vez el niño en nosotros, el niño que no dice “no es posible”, el niño que está fascinado con la propuesta… y si yo explico al niño que podemos salvar a una hembra pez con huevos, para el niño no es una cosa que deberíamos considerar, ya es un hecho, “¿cómo vamos a matar una hembra con huevos?”.

Ejemplo: pescar con burbujas respetando a las peces hembra embarazadas.

Cuando les explico que por eso vamos a pescar con burbujas, tal como hace una ballena o un delfín, el niño dice que “es obvio, porque hay millones de ballenas y delfines que lo hacen y si ellos son capaces de sobrevivir muy bien haciendo la pesca con burbujas, ¿por qué nosotros necesitamos redes, alta tecnología, radar, infrarrojo? la ballena no lo necesita”.

Yo pienso que esta oportunidad de descubrir las cosas que son, al final del día, son evidentes, ¿cómo va una ballena a utilizar una red? nosotros necesitamos esas redes porque hemos sobre-pescado.

Tenemos que exponer continuamente la sociedad a estas sorpresas
Nosotros tenemos que exponer continuamente, la sociedad, toda la sociedad civil, a estas sorpresas. Y las sorpresas solamente las descubrimos cuando podemos el dedo a la falta de humanidad, de ética que tenemos (como pescar las hembras con huevos) pero por otro lado, cuando nosotros tengamos la fuerza de preguntar algo que es tan obvio, pero que nadie la pregunta, como [por ej.:] ¿cómo subió la manzana al árbol?

¿Cómo es posible que mi papá -dice el hijo- no tiene idea de cómo subió la manzana antes de someterse a la ley de gravedad? Y el papá no conoce las siete leyes de la física que le permiten superar la ley de gravedad. Pero yo te garantizo que el niño dentro de pronto tiempo ya conoce las siete leyes y nunca has tenido que decirle “tienes que ir a un curso de física para conocer la ley”, no, no, no, el niño está fascinado con la observación ante la ignorancia de su papá.

Y esto es lo que necesitamos. Hoy el “Google” no nos lo da, el smartphone no nos lo da, los “likes” de Facebook no nos lo da y por eso la más grande necesidad para tener una sociedad positiva es que somos capaces de aceptar sorpresas y poner preguntas a las cuales no tenemos respuestas, ni papá ni el hijo».

Cuentamealgobueno: Y tú, como padre de 6 niños, lo puedes decir con más conocimiento de causa. Buena propuesta la tuya: “recuperar al niño que llevamos dentro para hacer un mundo mejor”.

Nuestro corazón es más correcto, más justo, más sabio que nuestro cerebro
Gunter Pauli: «Exactamente, y liberarnos de la necesidad de tener la prueba científica, liberarnos de tener la prueba de un proyecto piloto, no, no, no, no.

La propuesta está en tan linda, que nuestro corazón nos dice que es buena y no el cerebro, porque sabemos que el cerebro puede hacer muchos malos cálculos. El corazón en general es más correcto, más justo, más sabio, más en la onda de la vida».

Cuentamealgobueno: Claro, para eso tenemos que tener también el corazón puro, conectarnos con nuestro “yo interior”. ¿Cómo pasa un hombre, del Club de Roma, a contarnos todas estas cosas?

Siempre hay algo nuevo que descubrir
Gunter Pauli: «Primero el Club de Roma es una organización que ya tiene 50 años, es decir, si no se ha transformado mientras tanto, qué malo para el Club. Los miembros de hace 50 años ya todos están en el cielo, me imagino y por eso ya hay una nueva generación.

Pero lo más importante del Club de Roma es que te permite tener una visión global, interconectada y esto es muy importante, que vemos que este mundo es un mundo conectado, donde una decisión en un sitio tiene un impacto en otro sitio, no en un sitio, en todos los sitios.

Esto es una cultura de pensar, una forma de aceptar una cierta realidad: la mariposa que se mueve en Río de Janeiro, causa una tormenta en Siberia, increíble, no podemos imaginarlo, pero sí, es factible.

Yo pienso que al final del día es el humanismo: si queremos que el ser humano sea más humano, porque nosotros no somos muy humanos, el descubrimiento del ser humano mucho más humano, nos lleva a un ambiente donde tenemos una gran oportunidad de descubrir lo que nunca hemos visto antes.

Y este es el positivismo de fondo que tenemos: siempre algo nuevo que descubrir, nuca hemos visto todo. La enciclopedia nunca termina, la enciclopedia es infinita y este es el mundo en el cual yo vivo y me muevo y es el mundo que tiene en su fondo la interconectividad del Club de Roma».

Puedes conocer más sobre Gunter Pauli en:

Agradecemos a Gunter Pauli el habernos dedicado estos minutos para compartir sus palabras directamente con los lectores de Cuentamealgobueno, a Leonor Tapia, colaboradora de Cuentamealgobueno por su ayuda en la entrevista y a la organización del NESI Forum, especialmente a Silva Montoya e Isabel Alba por facilitar el encuentro.


Esta buena noticia ha ha sido amadrinada por:

Matilde de Torres Villagrá de Málaga – “Desde el vacio”.

¿Y tú, quieres convertirte en madrina o padrino de buenas noticias?…

» ¡Apadrina una Buena Noticia de Cuentamealgobueno.com! «